RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

¿Mao tuvo la culpa?

Obras retiradas, estudios saqueados, advertencias del gobierno: la libertad de expresión en China está lejos de ser una realidad. Gao Qiang y Gao Zhen, más conocidos como los Gao Brothers, se las han ingeniado para mostrar sus obras y convertirse en los artistas contemporáneos chinos más conocidos en Occidente.

2010/03/15

Por María Alejandra Pautassi

A pesar de las controversias, los Gao Brothers, los artistas contemporáneos chinos que más han dado de qué hablar en los últimos años, tienen motivos para celebrar. A finales de septiembre unas cuantas personas del distrito 798, el de los estudios y las galerías de arte en Beijing, recibieron invitaciones para la más reciente exposición de los hermanos –una fiesta–. El motivo: una muestra de Mao’s Guilt, su última escultura, en la que aparece un Mao envejecido, arrodillado y con una mano en el corazón; “un Mao más humano”, según dijo Qiang, el mayor, a la prensa; y un Mao que seguramente les traería problemas con las autoridades chinas, como ha ocurrido en los últimos 20 años. La tarjeta no tenía dirección, el lugar exacto donde la muestra se llevaría a cabo les llegó a los invitados en un mensaje de texto horas antes y en la entrada los esperaba un par de guardias encargados de no dejar pasar a quienes no estaban invitados.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.