RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Un pésimo estado de salud

Las obras de diez artistas de primer nivel se reúnen a partir del 4 de septiembre en la antigua Clínica Santa Rosa de Bogotá. ¿Por qué hacer una exposición de arte en un hospital abandonado? ¿Tiene algo que ver el arte con la enfermedad?

2010/03/15

Por María Alejandra Pautassi

El tiempo parece haberse detenido en la antigua Clínica Santa Rosa. Para abril de 2003, momento en el que cerró, tenía una deuda de 1.500 millones de pesos, 270.000 usuarios y 900 empleados. De ellos hoy solo quedan rastros de grasa y polvo, manchas de yodo y desinfectante en los corredores, huellas de marcador indeleble en las tablillas de información de las habitaciones, equipos médicos, portasueros, camas y cunas vacías, tubos de ensayo y frascos de laboratorio ahora desechables. Listas de inventario que sellan las puertas de los consultorios y habitaciones. En un ambiguo certificado del 18-04-01 se distingue la firma de algún funcionario, pero se lee claramente: “Cajanal, EPS, “Un Estado Saludable”. Leído hoy, solo siete años después, dentro de una clínica pública detenida, parece un chiste pesado. Es el testimonio de la vergüenza de su pasado: una historia de burocracia, desorden administrativo y corrupción; la quiebra de Cajanal en 1999 por una escandalosa estafa, las irregularidades en el sistema de servicios de salud pública a partir de la década de los 90, la eterna ausencia de un Estado indiferente, indolente... ¿Impotente?

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.