Fotos: obras de Pedro Mesa, cortesía del artista. Fotos: obras de Pedro Mesa, cortesía del artista.

Una exposición sobre la exotización norteamericana de los artistas latinos

'No One Listening', del artista Pedro Mesa, estará expuesta este fin de semana en Creative Drive Studios, en Nueva York.

2019/05/03

Por María Rivas

Para Pedro Mesa, un artista colombiano radicado en Nueva York por más de tres años, llegar a Estados Unidos para seguir con su carrera de artista lo hizo sentir ajeno, otro. Ya no lo llamaban Pedro, sino “Paydrow” y ahora era un artista latinoamericano en un país que no es el suyo. Eso, y la caturización del migrante, del latino, del colombiano, lo llevó a tener cierta crisis de identidad.

Le puede interesar: Sobre el concepto “arte contemporáneo”

Con su más reciente exposición, No One Listening, Mesa cuenta la necesidad de evidenciar su crisis sin querer llegar tocar lo idiosincrásico únicamente. Eso lo llevó a explorar diferentes experiencias que lo acercaron a su propia identidad. Pintura, instalación y video son las técnicas utilizadas en la exposición que se expondrá en Dune Studios en Nueva York este fin de semana.

Mesa es un artista y escritor colombiano de 29 años, graduado de la Universidad de los Andes de Bogotá, que acaba de terminar su maestría en Artes en la School of Visual Arts de Nueva York. Ha realizado exposiciones en el Museo de Arte Moderno, en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación y en el Museo de Arte Contemporáneo, en Bogotá; y en la Academia Nacional de Bellas Artes de China, en el Museo Hang Zhou de China, en DUNE Studios en Brooklyn y la Galería SVA Chelsea en Nueva York.

No One Listening es su segunda exposición con Creative Drive, un estudio situado en Nueva York, y está curada por María Alejandra Sáenz y John Michael Elammar. Según Mesa, esta es una exposición que “combina con piezas y videos la objetivización del sujeto migrante”.

Con las diferentes piezas, que empezó a realizar el año pasado, el artista colombiano no solamente se refiere a la identidad del migrante, sino también trata de involucrar su contexto apelando a la imposibilidad de ser apolítico dentro de su condición en Estados Unidos. “[La exposición] discute las brechas en el lenguaje, los errores de traducción, lo que importamos y exportamos, los silencios violentos. [...] El conjunto de piezas en la exposición te invita a hacer parte de una broma, de un humor mordaz que nos sirve como bastión contra el cinismo que lentamente nos consume”, afirma.

Puede interesarle: “Si logramos que alguien cambie de opinión, la foto ha valido la pena”

Bastards, Long Live the Liberal Party! (¡Cabrones, que viva el Partido Liberal!) (2018) y Nor the Shadows Have Remained (Ni las sombras le han quedado) (2018) son dos ventanas incrustadas en las paredes del espacio —objetos muy representativos de la arquitectura colonial, que se encuentran en muchas viviendas colombianas—, pero despojadas de cualquier contexto. Están pintadas de rojo y azul por detrás para hacer un guiño histórico a los partidos Liberal y Conservador que tanto derramamiento de sangre causaron en el siglo XX.

Por otro lado, en Pedro (2018), es él mismo el centro: o mejor, el nombre que le fue impuesto, “Paydrow”, hecho con luces LED. El humor, para él, debe estar siempre presente en sus muestras. Ejemplo de eso también es su video Rrrrr’s (2018) y A cardboard box has sat in the sun too long (Una caja de cartón se sentó al sol por demasiado tiempo) (2019), que enfatizan en la brecha de traducción al tiempo que invierten y potencian el papel del “otro”.

Para Mesa, seguir con su carrera en Estados Unidos ha sido beneficioso. Según él, el mercado norteamericano del arte es más grande y más generoso que en Colombia. Sin embargo, afirma también, ese mercado intenta sistematizar el arte de forma exagerada y quizá burda. Para él, debe existir un espacio para el artista en donde los dinámicas y operaciones del sistema mercantil en los que se mueve no influyan en el desarrollo a largo plazo de la obra . “Hay un intento por sistematizar tu obra y tu carrera, que me parece a mí va muy de la mano de cómo los norteamericanos entienden su lugar en el mundo. Les es muy fácil catalogar aquí, y lo hacen con todo”.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 162

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.