Wilfredo Lam sentado frente a una de sus obras en La Habana, Cuba, en 1963. Wilfredo Lam sentado frente a una de sus obras en La Habana, Cuba, en 1963.

Wifredo Lam: un pintor de cuatro mundos

La correspondencia inédita de este artista cubano revela detalles de su difícil pero formadora estancia en Francia y España. En París se le rinde homenaje a un modernista durante años olvidado, y que hasta ahora empieza a ser redescubierto.

2015/11/20

Por Hernán A. Melo Velásquez* París

Para leer este artículo completos:

Ed. 162

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 162

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.