• Piazza San Marco, década de 1720. Vía The Metropolitan Museum of Art
    Piazza San Marco, década de 1720. Vía The Metropolitan Museum of Art
  • Venice: Santa Maria della Salute. Vía The Metropolitan Museum of Art.
    Venice: Santa Maria della Salute. Vía The Metropolitan Museum of Art.
  • Padua: el río Bacchiglione y el Porta Portello (dibujo). Entre 1750 y 1760. Vía The Metropolitan Museum of Art.
    Padua: el río Bacchiglione y el Porta Portello (dibujo). Entre 1750 y 1760. Vía The Metropolitan Museum of Art.
  • Laguna capriccio (recto) escena arquitectónica (verso). Entre 1697–1768. Vía The Metropolitan Museum of Art.
    Laguna capriccio (recto) escena arquitectónica (verso). Entre 1697–1768. Vía The Metropolitan Museum of Art.
  • El Castillo de Windsor, 1747. Vía Wikimedia Commons.
    El Castillo de Windsor, 1747. Vía Wikimedia Commons.
  • Catedral de San Pablo de Londres, 1754. Vía Wikimedia Commons.
    Catedral de San Pablo de Londres, 1754. Vía Wikimedia Commons.
  • La yarda del cantero, 1725.  Vía Wikimedia Commons.
    La yarda del cantero, 1725. Vía Wikimedia Commons.
  • La entrada al Gran Canal, Venecia, 1730. Vía The Museum of Fine Arts, Houston.
    La entrada al Gran Canal, Venecia, 1730. Vía The Museum of Fine Arts, Houston.
  • Londres: Ranelagh, interior de la rotonda, 1754. Vía Wikimedia Commons.
    Londres: Ranelagh, interior de la rotonda, 1754. Vía Wikimedia Commons.
  • ‘Canaletto, el arte veneciano’ estará en salas del 16 al 18 de marzo.
    ‘Canaletto, el arte veneciano’ estará en salas del 16 al 18 de marzo.

| 2018/03/14

Venecia en los ojos de Canaletto

por Revistaarcadia.com

2018/03/14

Por Revistaarcadia.com

Giovanni Antoni Canal, apodado Canaletto para diferenciarlo de su padre, el pintor Bernardo Canal, fue uno de los paisajistas más destacados del siglo XVIII. La mayor parte de su obra se desarrolló en Venecia, ubicada al noreste de Italia, una ciudad que, por su arquitectura y  particularidades geográficas, siempre ha representado lujo y belleza. La perspectiva y la luz de sus obras lo diferenció de otros grandes paisajistas de la época, como Luca Carlevarijs. Su precisión óptica, acompañada de una marcada composición geométrica, fueron dos de los  elementos más emblemáticos de la obra de Canaletto.

Entre 1719 y 1720, Canaletto viajó a Roma para ayudar a su padre a pintar los decorados de las óperas de Scarlatti. Mientras estuvo en la ciudad, conoció la corriente vedutista, la cual se basaba en pintar paisajes urbanos, gracias al pintor Giovanni Paolo Panini. Tras regresar a Venecia, la obra de Canaletto transformó. Al igual que otros artistas venecianos, adoptó “El Capricho”, un género pictórico en el que se combinaba la realidad y la imaginación. En sus pinturas, Canaletto buscaba una transformación visual de la realidad: se daba la libertad de mover edificios y columnas, y jugar con la perspectiva, para recrear a Venecia y Londres, ciudad en la que vivió de 1746 a 1756.

Le puede interesar: Miguel Ángel: amor y muerte

Los archivos históricos muestran que durante esa misma época entabló una estrecha relación con el coleccionista británico Joseph Smith, quien le encargó varias obras. En 1762 Smith vendió todas las pinturas de Canaletto a George III, entonces rey de Gran Bretaña. Unas 200 pinturas del veneciano cumplen 250 años en la Colección Real del Palacio de Buckingham. Una nueva película Canaletto, el arte veneciano, da a conocer esa colección y, de paso, la vida del artista. El largometraje hace parte del ciclo ‘exhibición en pantalla’, y estará en cartelera nacional únicamente del 16 al 18 de marzo.


Para conocer más información sobre las funciones, haga clic aquí.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.