RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

10 películas donde los libros y lectores son los protagonistas

Libros, lectores, bibliotecas, librerías. A raíz del estreno en Colombia de ‘La librería’, de Isabel Coixet, compartimos esta lista de diez películas que reivindican el acto de lectura y los libros como ejes de la acción cinematográfica.

2018/11/13

Por RevistaArcadia.com

Libros, lectores, bibliotecas, librerías. Un segmento de la historia del cine se ha obsesionado particularmente con la representación de la lectura, los juegos de máscaras entre libros y películas, así como con el ejercicio de la lectura como resistencia frente a contextos apremiantes. Los libros catalizan, detonan relaciones entre personajes, hacen florecer relaciones amorosas o juegan como elementos de escape; las librerías y bibliotecas, como espacios de encuentro que, a la vez que convocan, resguardan. Desde el drama, el romance y el humor, de forma directa o subrepticia, varios directores se han esforzado por reivindicar los libros y la lectura como elementos medulares para la representación de la emoción y el pensamiento, así como de la creación cinematográfica misma.

Esta semana se estrena en Colombia La librería (2017), de la directora española Isabel Coixet, cuyo guion es una adaptación de una novela homónima de la escritora inglesa Penelope Fitzgerald, que retrata el sueño de una mujer y su marido de abrir una librería alejada de las revoluciones sociales que bullían en Inglaterra en los años cincuenta. A raíz de las preguntas que el film despliega sobre los libros como protagonistas y detonantes de la acción, de sus usos sosegadores en coyunturas adversas, hicimos esta lista de diez películas que reivindican el acto de lectura y los libros en el centro de la representación.

El lector (2008), de Stephen Daldry

En la Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial, el joven Michael Berg, interpretado por David Cross, sufre un accidente y pierde el conocimiento mientras regresa a su casa. Hanna Schmitz, una mujer analfabeta que dobla su edad (retratada de forma memorable por Kate Winslet), lo lleva a su casa para cuidarlo. Michael se escapa con frecuencia para reunirse clandestinamente con ella, en un lazo que se vuelve más que sexual: Hannah le pide que le lea en voz alta. Esas lecturas, las que él hace en su escuela, van desde Emilia Galotti y la Odisea, hasta Las aventuras de Huckleberry Finn y Las siete bolas de cristal, el cómic de Tintín. En el romance que surge entre ambos, secreto e interrumpido por la desaparición de Schmitz, se ponen en escena las tensiones de las heridas sociales que dejó el nazismo. El trauma, la vergüenza y el acceso a la letra, la lectura misma, son el eslabón central para la construcción de un clima político, judicial y amoroso que traza el destino dramático de Hannah, en esta celebrada adaptación de la novela homónima del alemán Bernhard Schlink.

El nombre de la rosa (1986), de Jean-Jacques Annaud

Dirigida por Jean-Jacques Annaud en 1986, este clásico basado en la novela de Umberto Eco del mismo nombre, sigue al franciscano Guillermo de Baskerville (Sean Connery) y su discípulo, el novicio Adso de Melk (Christian Slater), quienes llegan a una abadía benedictina en las montañas italianas, famosa por su biblioteca (que contiene ejemplares únicos y restringidos a los especialistas). El encuentro al que asistirán se ve truncado por una serie de asesinatos, que despliegan un film detectivesco, de misterio, en el que el universo de los libros enmarca y desencadena la acción.

La sociedad de los poetas muertos (1989), de Peter Weir

Dirigida por Peter Weir y protagonizada por Robin Williams, La sociedad de los poetas muertos, ganadora del Óscar al mejor guion original, sigue al profesor John Keating (interpretado por Williams) en sus encuentros con un grupo de estudiantes en un colegio privado restrictivo y elitista de Nueva Inglaterra. Con métodos excéntricos, rompiendo los libros de texto y acercando desde lecturas emocionales y vivenciales a la poesía, ese acercamiento librepensador comienza a producir profundos efectos sobre sus estudiantes. Una mirada a la lectura, la filosofía y la literatura desde el ángulo de la emancipación de su propio constreñimiento disciplinario.

Basada en hechos reales (2017), de Roman Polanski

Delphine (Emmanuelle Seigner) escribe un libro, dedicado a su madre, que se ha convertido en un éxito de ventas absoluto. En un thriller basado en la novela homo´nima de Delphine de Vigan, Polanski comienza a seguir la relación de la escritora, angustiada por el peso de la fama, con una misteriosa admiradora, L (Eva Green). Una película que, desde el misterio y los juegos de dobles, pone en escena preguntas por los libros, las autoficciones, el terror de la página en blanco y la imagen del ghost writer.

La ladrona de libros (2013), de Brian Percival

La película, basada en el bestseller homónimo de Markus Zusak, narra la historia de Liesel (Sophie Nélisse), una niña de once años que a quien envían a vivir con Hans Hubermann (Geoffrey Rush) y su iracunda esposa Rosa (Emily Watson), durante la Alemania de la Segunda Guerra Mundial. En su proceso de adaptación, Liesel aprende a escribir y leer con su nuevo padre, en una casa en cuyo sótano esconden a un judío que huye de los nazis. La pasión por la escritura y la lectura, llevan a Liesel a usar el poder de las historias, de los libros que lee clandestinamente, como forma de escapar y encarar el dolor que emerge de ese contexto de represión.

Funny Face (1957), de Stanley Donen

En esta versión cinematográfica del musical de George Gershwin de 1927, la figura de la bibliotecaria sirve para propósitos distintos a los de la lectura misma: detona un alegre retrato del fetiche de la mujer tímida, la “bookworm”, que termina siendo una estrella. Con el legendario Fred Astaire como Dick Avery, un fotógrafo de moda, y Audrey Hepburn como Jo, la bibliotecaria, Funny Face sigue su relación en su ascenso hacia ser una supermodelo en la tensión con el mundo intelectual que no la deja ir a ella. La música va desde canciones como "S‘wonderful", hasta "How Long Has This Been Going On".

El paciente inglés (1996), de Anthony Minghella

La película ganadora de nueve premios Óscar está basada en la novela homónima del ceilandés Michael Ondaatje: una historia dividida en dos partes, que muestra a un hombre completamente desfigurado y al que se conoce únicamente como “el paciente inglés” (Ralph Fiennes), por la falta de datos sobre su procedencia y a la enfermera que lo cuida Hana (Juliette Binoche). La relación entre ambos está mediada por los libros que ella toma de la inmensa biblioteca de la villa donde se encuentran y que le lee a su paciente, que además como única pertenencia lleva consigo la Historia de Herodoto. Para ambos, los libros se convierten en un descanso del dolor de vivir en medio de la Segunda Guerra Mundial y haber perdido, ambos, a los amores de su vida.

Expiación, deseo y pecado (2007), de Joe Wright

La adaptación de 2001 del bestseller de Ian McEwan, protagonizada por James McAvoy y Keira Knightley, revisa los libros desde un ángulo peculiar: el de la protagonista que cambia el curso de muchas vidas por una falsa acusación, que deriva en una ficción narrativa. Briony Talli (Saoirse Ronan), escritora y autora de una novela autobiográfica titulada Atonement, recuerda sus días a los trece años, cuando da a entender que fue abusada por Robbie, el amante de su hermana mayor, Cecilia. Después de la mentira, Briony intenta darles a ambos, en la ficción, la felicidad que les quitó en la vida, esa que retrata con dolor la película.

La esposa (2018), de Marc Forster

Basada en la novela de Meg Wolitzer, esta película cuenta la historia de Joan Castleman —interpretada por la nominada al Óscar Glenn Close— quien luego de más de 40 años de matrimonio con un reconocido escritor decide en los días previos a la entrega del Nobel a su esposo revelar que es ella quien realmente ha escrito todos los libros por los cuales Joe es reconocido en todo el mundo y por los cuales finalmente se llevará el máximo premio de la literatura.

Le puede interesar: Que nos salgan a deber: ‘La esposa’, de Björn Runge

La librería (2018), de Isabel Coixet

En un pequeño pueblo inglés en 1959, una joven mujer cumple su sueño de abrir la primera librería del lugar, en contra de la resistencia de sus reticentes vecinos. Dirigida por la española Isabel Coixet, La librería es una adaptación de la novela de Penélope Fitzgerald, nominada al Man Booker Prize, y encumbra el valor de la literatura desde la importancia de su rol en la lucha por causas justas en contextos de adversidad, con la figura de Florence Green, la librera interpretada por Emily Mortimer, como eje narrativo. La película ganó este año tres Premios Goya: mejor película, dirección y guion adaptado.

¿Qué otras películas sobre librerías, lectores y lecturas conocen? Cuéntennos en nuestro muro de Facebook o en Twitter.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.