Cortesía Cine Colombia. Cortesía Cine Colombia.

‘Afterimage’: censura comunista en la Polonia de la posguerra

Esta película, con la que se despidió uno de los máximos exponentes del cine polaco, retrata la lucha de uno de los más grandes pintores de vanguardia del siglo XX contra la represión soviética.

2018/06/06

Por Laura Benitez

Wajda quería dejar un testimonio sobre la censura comunista en la Polonia de posguerra. Para hacerlo, decide trabajar durante diez años en Afterimage, una película que narra los últimos días de la vida del pintor Wladyslaw Strzeminski, quien fue perseguido por el régimen comunista hasta sus últimos días por sus ideas irreverentes sobre el arte. Fue precursor del llamado unismo, una tendencia en la cual “todo aquello que no pertenezca a la esencia de la obra debe ser rechazado”. Esta idea no calaba por supuesto en los ideales de arte realista, socialista y propagandístico que impuso la Unión Soviética en Polonia después de 1945.

Le puede interesar: “El comunismo apeló al alma rusa”

La historia que cuenta el cineasta polaco transcurre entre 1949 y 1952 y en ella se desarrollan las fases de represión contra Strzeminski, una represión que se vuelve cada vez más explícita y severa: inicia con el despido del pintor de la universidad en la que es profesor de Historia del Arte (por sus ideas “subversivas” contra la concepción del arte del régimen), sigue con la desaparición de todo rastro de la obra del pintor en el espacio público y llega a su punto álgido cuando se le impide trabajar. Muere, en una pobreza extrema, en 1952.

Cortesía Cine Colombia

Desde películas como El hombre de mármol (1977) y El Hombre de hierro (1981), Andrzej Wajda ha sido testigo y narrador de la historia política y social de Polonia. Esta última cinta es un manifiesto celebratorio de lo que el propio Strzeminski nos recuerda en la teoría de la visión: una obra de arte es en realidad una cuestión de perspectiva y visión personal. No puede representar la naturaleza, tampoco puede ser un medio para difundir una idea política o ayudar a las personas, porque lo único que existe en la obra de arte es, a fin de cuentas, lo que alcanzamos a percibir en ella, el objeto en sí mismo, las formas.

Que el cineasta polaco haya recibido en el año 2000 un Óscar Honorífico por sus contribuciones al cine y que seis años después, a los 90 años, se haya estrenado en Europa y Estados Unidos su última cinta sobre la lucha de Strzeminski contra la violencia soviética, una de las tantas historias de opresión eclipsada por la relevancia histórica que se le ha dado al Holocausto alemán sobre otras formas de totalitarismo, habla de su coraje y de su coherencia como artista, de su conciencia histórica y de su personalidad contestataria, pero también de su espíritu vitalista y utópico.

Le puede interesar: Novelas sobre la Gran Guerra

Aunque narra una historia cruda y difícil, el filme no es en lo absoluto desesperanzador: ver a un Strzeminski en condición de discapacidad (perdió una pierna y un brazo en la Primera Guerra Mundial) rodando por las colinas de Polonia para ir al encuentro de una de sus alumnas de forma más fácil, y a sus estudiantes imitándolo con humor y a manera de juego, revela a un Wajda reconciliado con su historia de persecuciones y censura como cineasta; reconciliado consigo mismo y satisfecho con su prolífico trabajo (43 películas en 62 años) y, desde luego, consciente de las complejidades de los conflictos bélicos e ideológicos que atravesaron la historia de Polonia del siglo XX.

Esta película biográfica, que revela la vida Strzeminski no solo como artista sino también en su faceta de padre, profesor y disidente de las formas represivas y de censura contra el arte, se estrena el próximo jueves 7 de junio en las salas de cine colombiano.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 156

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.