Fotograma de 'Annihilation' (2018) de Alex Garland.

‘Annihilation’ de Alex Garland es una especie fallida

La película más reciente del director británico se estrenó hace poco en Netflix. El largometraje de ciencia ficción se debate entre el riesgo, un universo imaginativo y lo planos que son sus personajes.

2018/03/22

Por Óscar Garzón

En Annihilation de Alex Garland (director de Ex Machina) coexisten variaciones de temas ya conocidos en el género de la ciencia ficción: la invasión extraterrestre, las expediciones a un mundo desconocido, las dudas sobre la identidad y las fronteras entre lo humano y lo que aparenta serlo. Su historia plantea un misterio concreto: en una zona específica de los Estados Unidos, un extraño resplandor ha ido creciendo —como si se tratara de una célula gigante que todo lo consume— y dentro su perímetro esconde una realidad de la que solo una persona ha regresado: Kane (Oscar Isaac). Él es el único soldado sobreviviente de la última expedición militar a su interior. Su regreso, sin embargo, está minado por preguntas: Kane no parece ser Kane. Su cuerpo entra shock y rápidamente cae en estado de coma. Su esposa, Lena (Natalie Portman), una bióloga especializada en vida celular, se ofrece como voluntaria para unirse a una nueva expedición al interior del resplandor y entender el mundo interior, que amenaza con aniquilar la realidad que conocemos.

Son las variaciones a los tópicos ya mencionados las que mantienen la atención y la curiosidad de la audiencia: la invasión extraterrestre no es una de humanoides verdes que aterrizan en platillos voladores sino una invasión inasible que se filtra en la composición de la realidad. La expedición central de Annihilation no es una que sirve para representar el poderío militar y colonial del hombre moderno; por el contrario, sus miembros son todas mujeres que cargan una historia de dolor y fragilidad. El universo del resplandor es una inquietante representación de un mundo mutado: especies de plantas que —como si se tratara de fractales pasados por LSD— contienen en sí mismas las posibilidades de otras plantas. Animales cuyo ADN presenta también la posibilidad de otra especie. El mundo que estas mujeres descubren incluso es una variación temporal del nuestro: al llegar parecen perder la noción secuencial del tiempo y del espacio.

Le puede interesar: El director mexicano Amat Escalante estrena película en Colombia

Pero como si se tratara de un caso en el cual la imaginación de su fuente primaria asusta a los realizadores por sus infinitas posibilidades (Annihilation está basada en una novela de Jeff VanderMeer), la película propone un mundo y unas reglas que luego ignora para darle prioridad a la seguridad formal de una película con menos imaginación. Los personajes de Annihilation narran sus dramas mas no se dramatizan. La planicie de Lena y las mujeres de su expedición resulta doblemente frustrante: son mujeres que se dicen rotas, se narran rotas, pero que se muestran genéricas y poco complejas. ¿Importa acaso cuando una de ellas desaparece? Importa el misterio de su desaparición, la naturaleza del porqué ya no está, mas no el personaje mismo: sus identidades resultan desechables. La cansada historia de amor y de traición de Lena y Kane genera un contraste vulgar: una relación que sufre de una carencia de imaginación frente a un mundo mutado que rebosa en posibilidades narrativas y formales.

Hay también en la película una tímida reflexión entorno a la pulsión de muerte que esconde todo organismo vivo. Siguiendo el planteamiento del título de la película, Annihilation pretende encontrar nuevos caminos alrededor de una paradoja siempre presente: todo lo creado contiene la posibilidad de su autodestrucción. Sus personajes quebrados imitan una crisis, mas no la habitan en profundidad. Sus conflictos interiores son planos y lejos están de la autodestrucción que todo lo consume. ¿Qué tienen en común el duelo, la traición, el suicidio y la enfermedad con la aniquilación? Todos temas sugeridos que nunca tienen un despliegue profundo que esté a la altura del universo mutado que las contiene.

Le puede interesar: ‘Blade Runner‘: un fracaso de culto

¿Qué pasaría realmente en un mundo que obliga a mutar y variar cada parte que entra en él? Si una planta es otras plantas, si un oso esconde también la voz de un horror humano, si la identidad se multiplica y el tiempo se fragmenta y se olvida, ¿cómo se construye una crisis humana en ese universo? Es allí donde surge la mayor discordancia y consecuente frustración: mientras su universo propone mutaciones y variaciones formales, la película sigue siendo fiel a nociones clásicas de personaje, linealidad, tiempo y conflicto. Visualmente la cámara de Rob Hardy (Ex Machina) se apoya en la evocación del universo mutado, pero su manejo de la luz resulta artificial y distante. El diseño de producción de Mark Digby (Slumdog Millionaire) retrata lo biológico con fascinación pero sus espacios contrastan también por su artificialidad. Como aquellas plantas de la película que crecen siguiendo la estructura humana, en algún lugar de Annihilation está la posibilidad de una gran película de ciencia ficción. Su forma y su promesa parecen geniales, pero su composición real es la prueba de una mutación que no resulta exitosa y, por tanto, termina en la extinción de una maravillosa especie que parecía tener futuro.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación