RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Días y noches de cine en Cartagena

Presente y pasado de un festival que vivió sus años dorados a comienzos de los ochenta, tuvo un declive en los noventa, comenzó el nuevo siglo con una crisis y ahora promete una renovación.

2010/03/15

Por Luis Ospina

En 1974 asistí por primera vez al Festival de Cartagena en compañía de Andrés Caicedo. Acabábamos de publicar el primer número de nuestra revista Ojo al cine y llevábamos varios ejemplares para repartir entre los asistentes al festival. Nos hospedamos en el Hotel Medellín del centro, un antro con divisiones de tríplex que afortunadamente tenía un balcón para tomar los aires de un porro. Casi todo el hotel estaba ocupado por una manada de marineros coreanos peripatéticos en chancletas que fumaban incesantemente mientras esperaban desde hacía semanas a que un barco de su bandera los repatriara después de que naufragaron en la bahía de Cartagena. Ese año fue memorable porque trabamos amistad con Ofelia Medina (antes de ser Frida) y nos emborrachamos con Katy Jurado, quien venía en representación de la versión integral de Pat Garrett & Billy the Kid del tío Sam Peckinpah. Entrevistamos a Paul Morrissey, director de cabecera de Andy Warhol, que vino a Cartagena para la première mundial de Sangre para Drácula, una singular película de sangre y sexo.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.