Fotograma de la película. Fotograma de la película.

La directora Dorota Kobiela le contó a Arcadia cómo hizo 'Loving Vincent'

La creadora, escritora y co-directora de ‘Loving Vincent’, largometraje nominado a Mejor película animada en los premios Óscar de este año, habló con Arcadia sobre la creación de una obra excepcional.

2018/02/09

Por Revistaarcadia.com

Loving Vincent es una película difícil de describir. Es una película biográfica, en el sentido de que se basa en la vida y las cartas que dejó Vincent van Gogh, pero ocurre después de la muerte del pintor. Es animada, pero sería más acertado decir que fue pintada en óleo, ya que en realidad está compuesta de miles de cuadros hechos a mano por artistas imitando el estilo de Van Gogh. Es, en teoría, una película de nicho pero ha sido tan popular que en Colombia se extienden las proyecciones y hasta volvió en funciones selectas a los cines del país del 8 al 11 de febrero. Además, es una de las películas nominadas al premio Óscar a Mejor película animada. Hablamos con Dorota Kobiela, la creadora, escritora y co-directora de Loving Vincent para entender cómo hizo un largometraje tan fascinante.

¿Cómo surgió la idea de hacer de los cuadros de Van Gogh una película animada?

Se me ocurrió hace casi 10 años, tenía 28 y estaba haciendo varios trabajos en el área del cine y animación a pesar de que me gradué de una academia de arte y mi pasión más grande siempre ha sido la pintura. Entonces estaba algo perdida y frustrada, me hacía falta pintar y hacer mi propio proyecto. Empezé a buscar la manera de combinar las dos cosas y decidí que quería hacer una película pintada que contara la historia de un artista con su arte. Vincent van Gogh y sus pinturas parecían ser el tema perfecto para esa película. En un inicio iba a ser un cortometraje que yo iba a pintar por completo y en ese proceso nosotros (yo y mi co-director Hugh Welchman) de repente decidimos convertirlo en un largometraje.

¿Por qué Van Gogh?

Me inspiró mucho su historia, su determinación para encontrar su propio camino, sus cartas y también me fascinaba el misterio de su muerte. Pero lo más importante para mi era contar la historia de un artista por medio de su obra y para hacerlo necesitaba encontrar un pintor cuyas pinturas eran personales. Vincent pintó su mundo de la manera en que lo veía y pintó muchísimo. En sus obras hay escenas, vistas, objetos y personas de su vida cotidiana, es una ventana a su mundo.

¿Por qué contar la historia de la muerte de Van Gogh, aproximándose a ese momento en que él ya no existe, cuando se habría podido recrear su vida mediante las obras? ¿Por qué ese enfoque?

La idea siempre fue darle vida a los retratos de Van Gogh para contar su historia. Hay tres grandes largometrajes biográficos que se enfocan en Vincent, entonces sentimos que eso ya se había hecho. Hay muchas opiniones contradictorias sobre él y todavía muchos misterios a pesar de más de 100 años de estudios académicos así que presentar los distintos puntos de vista que tenían las personas que lo rodeaban parecía ser un enfoque dramático más interesante. Y, tristemente, a menudo pasa que solo después de que alguien muere trágicamente es que empiezan a preguntarse por la persona, quieren saber quién era esa persona y qué fue lo que salió tan mal. Quién era Vincent y que salió mal para él, a pesar de su gran corazón y talento prodigioso y amor por el mundo era algo que nos fascinaba y pensamos que iba a ser igual para otras personas.

¿Qué opina usted de recurrir a la animación, a las mejores tecnologías, para volver  la técnica tal vez más originaria, más primaria de representación, que es la pintura misma? ¿Qué relación se establece entre la pintura, que se vuelve a hacer de ceros para esta producción, y la animación como técnicas?

Nuestra meta era encontrar la mejor manera de darles vida a las pinturas de Vincent. Él pintaba con óleos sobre lienzo, usar esa misma tecnología era la mejor manera de entrar en su trabajo y hacer que nuestra película diera la sensación de que sus pinturas estaban vivas.

La pintura de óleo es una tecnología artística muy sofisticada desarrollada a lo largo de siglos, y si tienes pintores excelentes puedes lograr casi cualquier estilo, así que de cierta manera es más sofisticado que la animación hecha a computador. El problema que tiene usar óleo para animación es que es muy lento, hasta para los estándares del género.

En cuanto a la relación entre las pinturas y el cine, son formas de arte muy diferentes. La pintura es una imagen quieta. Puede ser conceptual o representativa o narrativa. El cine es un arte narrativo expresado en un marco de tiempo específico. Entonces son muy distintas y nos tocó reimaginar las pinturas como cine. A menudo sabíamos cuales eran las intenciones de Vincent en cuanto a cada cuadro, entonces hicimos mucho esfuerzo por solo usarlas de una manera que fuera armoniosa con esas intenciones. O si estábamos representando las pinturas de otro modo, que lo estuviéramos haciendo a propósito con un fin dramático. Por ejemplo, cuando Vincent pintó ‘Habitación en Arles‘, era una pintura optimista, llena de esperanza, pero luego esta habitación fue donde lo encontraron cubierto de sangre luego de cortarse parte de la oreja, así que hicimos un doppleganger de pesadilla de ese cuadro para contrastar cómo acabaron las cosas para él ahí después de ese inicio tan prometedor.

¿Cómo se logró la uniformidad de la representación, de las imágenes, si se tiene en cuenta que muchos artistas diferentes hicieron lienzos originales para esta película? ¿Y cómo fue aquel proceso, para ellos, de imitar la pincelada de Van Gogh?

Tenía un director de animación de pintura y cinco supervisores de animación de pintura trabajando conmigo, y su trabajo era asegurarse que los pintores estaban siendo consistentes con nuestras las ‘pinturas de diseño‘, que definían el estilo de la película. Y yo tenía que aprobar todos los fotogramas, si no eran del estilo correcto los devolvía para que los volvieran a pintar. Nuestros animadores de pintura no querían tener que volver a animar algo que ya habían hecho entonces todos estaban muy dedicados a que la pintura y la animación quedaran bien desde el principio.

Cuéntele a nuestros lectores de nuevo sobre todo el trabajo detrás de esta película: la cantidad de gente que trabajó en ella, el tiempo, el proceso, los mayores retos.

Más de 300 personas trabajaron en el filme. 125 de ellos eran animadores de pintura, y pintaron unos 65,000 cuadros a lo largo de dos años. El año antes de eso hicimos las ‘pinturas de diseño‘, la grabación de referencia con actores presenciales, y las referencias de edición y pintura. Los tres años antes de eso escribimos el guion, desarrollamos los puestos de trabajo de los animadores de pintura, que fueron la base de nuestra técnica de animación, y recaudamos fondos. Encontrar el dinero y escribir el guion fueron los retos más grandes.  

¿Qué cree que le abona a esta película el estar nominado a los premios de la academia?

La película ha vuelto a los cines en ciertos países como Polonia, China y, claro, Colombia. En otros países ha tenido funciones especiales. Loving Vincent cambió mi vida en Polonia, es la primera polaca animada del país que ha sido nominada a un Óscar y siento que todo mi país nos está apoyado. Más de cinco millones de personas han visto la película en todo el mundo y ahora, gracias a la nominación, hasta más gente la va a poder ver, y eso es lo que quiere todo cineasta.

Además, esto debe hacer que sea más fácil para nosotros hacer nuestro próximo largometraje pintado y animado. Estamos pensando en hacer una película de terror pintada basada en las obras de Goya.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.