Imagen del largometraje de Torres.

‘Amanecer’: el triángulo de una vida

La pregunta por el origen de su vida se transforma en una reflexión sobre los vínculos trazados por el azar, la sangre o el afecto en la ópera prima de Carmen Torres. La película se estrena en la competencia de cine colombiano del FICCI 2018.

2018/03/03

Por Laura Martínez Duque

Carmen sabía que era una niña adoptada. Teresa siempre le habló de ese gran encuentro que las había unido para siempre. Las dos, solas, eran madre, hija, familia y todo lo que se perdió tras la muerte repentina de Teresa. Amanecer condensa un proceso de duelo y confrontación que culmina –o inicia– cuando la directora decide ir en busca de su madre biológica.

Amanecer parte de lo íntimo para llegar a lo público. Es un relato en primera persona que hace eco de una realidad universal. “No me interesaba hablar del tema en términos de estudios o estadísticas aunque sé, por ejemplo, que hay más de 8.000 niños que no han sido adoptados porque el Instituto de Bienestar Familiar de Colombia prefiere que esos niños esperen a que algún pariente de sangre quiera hacerse cargo de ellos antes de aceptar que madres solteras, parejas homosexuales o personas de otras partes del mundo les den un hogar. Hablo de un tema que afecta a las personas adoptadas, a las madres adoptivas y a todas las personas que quieren adoptar. Pero, más allá de eso, me parece esencial explorar lo que define a una madre desde el punto de vista del hijo o la hija y cómo construimos esos lazos afectivos”, explica la directora, Carmen Torres, en conversación con Arcadia.

Le puede interesar: “Todo hijo es adoptivo”

Torres es una camarógrafa dedicada al cine documental, que trabajó con Albertina Carri en Los Rubios y Andrés Duque en Oleg y las raras artes. Desde que pudo sostener una cámara en sus manos se dedicó a registrar imágenes que despertaban su atención o su instinto. El encuentro con su madre biológica, también mediado por la cámara, se convirtió el germen del documental. “Decidí ir al encuentro de Jacinta y filmar el proceso. No sabía que de ahí saldría la necesidad de hacer una película. Lo primero que sentí al conocer a mi madre biológica fue ternura y comprensión. Verla me conmovía y a partir de ese momento se fue instalando la idea de un segundo encuentro. Lo único que se me ocurrió fue inventar la excusa de hacer una película. Quería filmar a esa mujer encerrada en su destino, nacida en un lugar del que no podrá salir nunca. Un día revisé el material y sentí que tenía que abordar la historia de la adopción. Que mostrar el encuentro con Jacinta era inseparable de mostrar mi propia historia” explica Torres.

Pero el proceso acabó abarcando mucho más, dice la directora. “Empecé a buscar en las imágenes que había coleccionado durante tantos años, todas registradas con distintas cámaras, en momentos y lugares dispares. Intenté relacionar las imágenes, las mías con las de Jacinta, confiando que ese encuentro, o confrontación, de materiales sería suficiente. Pero resultó opaco, hermético y poco a poco se fue imponiendo la necesidad de una voz, de un texto que contara la historia y guiará el camino. En el trabajo de este texto ocurrió algo que no esperaba: despertó los recuerdos de mi madre Teresa, que murió cuando yo tenía 14 años. Así, la película, que en un comienzo solo hablaría del encuentro con Jacinta, se convirtió en una obra sobre tres mujeres unidas por un único momento. Hacer esta película, y atravesar las consecuencias emocionales de ese encuentro, me permitió entender que no existe tal cosa como la predeterminación. Yo tuve una segunda oportunidad al ser adoptada por Teresa, un segundo origen. Y hoy, después del encuentro con Jacinta, puedo decir que empecé a ser quien soy en ese segundo origen. Ese es el lugar que reconozco y me pertenece” concluye Torres.

Le puede interesar: ‘Amazona‘, una radiografía de la maternidad

El documental propone otra mirada sobre las relaciones humanas: “sobre los vínculos, la pertenencia y la frágil línea que separa y une el destino y el azar. Sobre la posibilidad que tenemos –y también las oportunidades que la vida nos da– de decidir quiénes somos” dice Torres.

Amanecer nos presenta el triángulo de tres mujeres que, en contextos muy diferentes, resultan afectadas –unidas– por sus decisiones. Pero más allá del relato, y precisamente por eso, el documental propone una discusión sobre los desafíos éticos y estéticos que supone contar este tipo de historias. Y el valor –de forma y de fondo– que tienen para el público.

*

Amanecer de Carmen Torres

En la competencia de cine colombiano FICCI 58

Sábado 3

Casa 1537 

18:30

Domingo 4

Cine Colombia Bocagrande

12:20

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación