La sala de cine Cine Tonalá pide ayuda con ideas o aportes para sobrevivir a la crisis por el coronavirus.   La sala de cine Cine Tonalá pide ayuda con ideas o aportes para sobrevivir a la crisis por el coronavirus.

El aire alcanza hasta el viernes: el grito de auxilio de Cine Tonalá

En un comunicado sentido, la sala de cine devota de la producción nacional, que también ha servido como sede de eventos especializados, admite una profunda crisis que la lleva a su cierre definitivo. Pide ayuda con ideas o aportes para sobrevivir.

2020/04/14

Cine Tonalá está en cuidados intensivos. La crisis por el coronavirus, que ha afectado varias esferas de la industria cultural sostenida por los eventos masivos, está asfixiando gravemente las finanzas de esta sala de cine del barrio La Merced, sede prestigiosa del cine local que ha alojado diversos festivales especializados en el séptimo arte. Según el comunicado compartido por Tonalá, el final podría llegar en cuestión de horas.

Luego de haber soñado hace aproximadamente 6 años con la posibilidad de tener en Bogotá un centro cultural con énfasis en el cine local y de haber logrado algo que parecía imposible: ponerlo a funcionar con el respaldo de la comunidad cinematográfica de Colombia y de cientos de jóvenes ávidos de otro tipo de programación, el final de todo el proyecto Cine Tonalá ya es casi imposible detenerlo.

Se está acabando el oxígeno

Películas como Te prometo anarquía, Casa Roshell y Gordo, calvo y bajito fueron habilitadas para la compra o renta de los espectadores mediante la plataforma Mowies. Jaime Manrique, socio y director de comunicaciones de Cine Tonalá, agradece el apoyo de los productores audiovisuales y distribuidoras que han donado sus obras, "aunque hubiéramos querido que fueran muchos más, para quienes fuimos funcionales en el momento de lanzar sus películas".

Sin embargo, esta solución no ha sido un alivio contundente para salir del peligro. En primer lugar, es difícil competir con toda la oferta cultural gratuita que se ha liberado en los últimos días: "en un momento en donde todo el mundo decide poner contenidos gratuitos en las redes sociales, pero al mismo tiempo sacar sus películas sin añadirles el valor que tiene la cultura, también es muy complejo que la gente se la juegue por pagar sin entender la complejidad que está viviendo una sala como Tonalá", señala Manrique.

Además, es muy costoso mantener una sala de cine pequeña sin espectadores: "los costos fijos del espacio, de la gente y de todo lo demás hacen que no solo no estemos cumpliendo con una serie de necesidades y obligaciones, sino que además estamos adquiriendo obligaciones nuevas", añadió. Ninguno de los empleados de Cine Tonalá ha sido despedido, pero han tenido que acordar una reducción de nómina de más del 50% que ha sido apoyada incondicionalmente. Como si fuera poco, los socios están abandonando el barco masivamente ante la incertidumbre económica.

Estas circunstancias llevaron a emitir el comunicado, que fue el resultado de una reflexión de dos días, en el que piden apoyo en forma de socios o ideas nuevas de negocio que les permitan resistir la tormenta. De no encontrarla, Cine Tonalá morirá este viernes y la próxima semana comenzarán a desmontarlo.

Un respiro real y digno para la cultura audiovisual

Según Manrique, cuando concibieron el proyecto junto con Salomón Simhon, se propusieron romper las dinámicas de los multiplex, siempre indecorosas y asfixiantes para los creadores colombianos. "Si no hay negocio, la película colombiana sale de la sala sin importar si con esa salida están destruyendo procesos de creación de cinco años. Las películas colombianas que los grandes exhibidores sacaban de sus salas en una, dos o tres semanas, nosotros nos arriesgábamos y la sosteníamos por uno, dos y tres meses".

El equipo de Tonalá siente que su existencia sí hizo mella en la escena local. "No es mucho lo que puede hacer una sala tan pequeña, pero ese grano de arena sí generó cambios: hizo que los directores estuvieran en la mira por mucho más tiempo y que los procesos de creación cinematográfica no fueran tan frustrantes", dice Manrique.

Con un orgullo que la crisis es incapaz de ahogar, porque en un principio no se esperaban el éxito de un proyecto de estas características, el comunicado expone las cifras que comprueban el apoyo de Tonalá a los productores audiovisuales locales y la felicidad que ha traído al círculo de cinéfilos de Bogotá.

Desde el principio nos pusimos la camiseta con la producción audiovisual colombiana, hemos tenido en estos 6 años más de 4000 funciones dedicadas solo al cine colombiano, en las que exhibimos 174 películas producidas o coproducidas por nuestro país, 450 cortometrajes nacionales, llevando a cerca de 100.000 espectadores a disfrutar de la creación nacional.

Manrique lamenta que esa batalla por las producciones locales les esté pasando una factura tan cara. "Al haber hecho siempre la apuesta por el cine colombiano, no tenemos un colchón de supervivencia como lo puede tener cualquiera de los complejos cinematográficos más grandes". Sin embargo, insiste en que el logro más grande de Tonalá, lo que más les enorgullece, es haber mantenido la dignidad.

Ideas para encontrar buenos aires

Manrique se resiste a creer en el fin de Tonalá. Más que un epitafio, el comunicado de esta mañana es un llamado de auxilio. De hecho, dice que este grito ha sido escuchado por cerca de 3.000 personas, que han dejado su información de contacto para que se les informe cómo ayudar. Sin embargo, la invitación que extiende es a pensar en una idea de negocio que pueda detener esta muerte súbita.

Para leer el comunicado completo, ingrese a este enlace. Si tiene una idea para salvar a Tonalá o quiere apoyarlos de alguna forma, diligencie este formulario.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 171

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.