Imagen de 'El hilo fantasma'. Imagen de 'El hilo fantasma'.

Amor y desalineación en 'El hilo fantasma'

El actor Daniel-Day Lewis anuncia su última actuación en la película, dirigida por Paul Thomas Anderson y nominada a seis premios Óscar. Esta obra, cargada de autenticidad, propone una mirada diferente a las historias de amor.

2018/02/22

Por Nicolás Mejía

La desalineación es una característica fundamental de toda relación humana. Es responsable de una dinámica en la que se generan continuamente puentes y rupturas en la sociedad. Pero usualmente se crean mundos imaginarios en los que los puntos de encuentro se perpetúan. Así es que las historias de amor con las que se sueña o se invita a hacerlo, a través de la literatura y las películas, por lo general moldean los conflictos irreconciliables de los individuos y proponen destinos paralelos, donde se superan todos los obstáculos de una vez por todas. Paul Thomas Anderson desafía estas narrativas en Phantom Thread –que llega a Colombia bajo el nombre El hilo fantasma- y presenta a su manera los obstáculos de las relaciones como parte de ellas y no como limitantes y, bajo ese supuesto, toma forma una mezcla de naturalidad, incomodidad y fuerza visual de una autenticidad hipnotizadora.

Le puede interesar: Si yo te amo, ¿qué te importa?

En los años cincuenta, el sastre de alta costura inglesa Reynolds Woodcock tiene una vida sin distinción entre lo personal y lo profesional. Su hermana Cyril es su compañera y asesora. Cuando Alma llega a la vida de ambos como modelo y amante de Reynolds, se hacen evidentes los desequilibrios y chocan los intereses de cada uno. Así, en la delicadeza y precisión del oficio de la sastrería, se cuela un amor potente que abraza la desalineación sin dar lugar a ilusiones de superarla. La fuerza de cada personaje no se opaca, sino que juega un papel y tiene momentos protagónicos, como si se tratara de una pieza musical, de unos instrumentos hablando con otros y enalteciéndose en sus silencios y acompañamientos.

Daniel Day-Lewis, actor metódico ganador de tres premios Óscar por sus papeles en My Left Foot: The Story of Christy Brown (1989), There Will Be Blood (2007) y Lincoln (2012), interpreta a Reynolds, un hombre que se toma su tiempo para sí mismo y para su oficio como si se tratara de lo mismo. Es un personaje rutinario, aislado y perfeccionista inspirado en el vasco Cristóbal Balenciaga, denominado “el maestro de todos nosotros” por Christian Dior. Le gusta guardar pequeños mensajes cosidos en los pliegues de los vestidos que hace, porque nadie los nota y también porque representan una conexión metafísica con  lo que él cree, un mundo de fantasmas y maldiciones. “Es reconfortante pensar que los muertos cuidan a los vivos”, dice Reynolds a su hermana después de hablarle del recuerdo de su madre y de los sueños en los que la siente cerca.

Lesley Manville, una de las más reconocidas actrices de la televisión inglesa, recordada también por sus apariciones en la gran pantalla en Another Year (2010) y All or Nothing (2002), es Cyril en El hilo fantasma, la hermana y mano derecha de Reynolds. Es una observadora, es la guardiana del panóptico en el estrecho universo de la Casa Woodcock y se encarga de que todo salga a la perfección, para que la creatividad de su hermano se mantenga intacta y fértil. Siempre con sutileza y cordialidad mantiene su lugar e invita a los demás a hacerlo.

El trío lo completa Alma, interpretada por Vicky Krieps, una actriz de Luxemburgo que había trabajado en Hanna (2011) y Colonia (2015) y que de la mano de Anderson alcanza ahora un reconocimiento más amplio. Dejarse llevar es lo que la acerca a Reynolds, después de un primer encuentro marcado por su timidez. Pero su carácter es más bien fuerte e impulsivo y sus buenas intenciones chocan con la rigidez de su amante. Sólo cuando cae enfermo se abre completamente a ella y ese es el escenario ideal donde Alma puede amar a su manera sin resistencia. “Te quiero sobre tu espalda. Indefenso, tierno, abierto con nadie más que yo para ayudarte. Y después te quiero nuevamente”, dice Alma resumiendo de alguna forma su solución práctica al amor, imponiendo su propio ritmo, en que cada uno tenga sus momentos de fuerza y voz, de dar y recibir, de alinearse y desalinearse sin rendirse a un destino dado.

Le puede interesar: Decálogo de amores desesperados

Paul Thomas Anderson es el creador de un universo de interpretaciones de la realidad a través de sus películas. El compositor Jonny Greenwood, guitarrista de Radiohead, lo ha acompañado en esta tarea desde There Will Be Blood (2007), trabajando en conjunto también en The Master (2012) e Inherent Vice (2014) y ahora en Phantom Thread. Con la música se logra un puente entre la solemnidad de los vestidos que acompañan la trama de la historia y la naturalidad e impulsividad del amor, y se nivelan ambos para que, frente a las pantallas, el espectador quede atrapado desde un comienzo.

Le puede interesar: Días de Radio(Head)

La autenticidad del director en su universo cinematográfico y de El hilo fantasma en particular, está en que no hay una visión que juzgue y que divida entre buenos y malos, ni entre barreras y enlaces. Todo hace parte del mismo fluir de la realidad y de la vida, y por eso mismo es tan natural. No hay destinos ni narrativas predeterminadas, no hay moldes y la desalineación no excluye la conexión. Ya en Magnolia (1999) se encuentra un boceto de la visión del amor de Paul Thomas Anderson en la escena del primer beso entre Jim y Claudia. Ahora con su última cinta, nos enfrentamos a una historia más integral y original que propone algo completamente distinto a lo que suele presentarse en el cine romántico.

In the Mood for Love (2000) de Wong Kar-Wai, llegó con fuerza al mercado occidental y abrió el siglo dando un vuelco innovador a los imaginarios comunes con los que se entienden y desarrollan normalmente las historias de amor en el hemisferio. A pesar de esto, no son muchas las propuestas sinceras y de calidad que se hayan desarrollado alrededor de este tema y que hayan alcanzado las pantallas de cine en Colombia. Y llama la atención que una de las más auténticas venga precisamente de Estados Unidos. El hilo fantasma es una película que juega con el espectador y revuelca sus ideas, imponiendo nuevos paradigmas sobre los límites de lo posible y los límites del amor.

El hilo fantasma, nominada a seis premios Óscar, estará en salas del país desde el 22 de febrero.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 153

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.