RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

El hombre pretencioso

Pareciera que el director de culto norteamericano se salió de control en su más reciente película, que fue atacada estruendosamente por la crítica. Perfil de un incomprendido.

2010/06/29

Por Ricardo Silva Romero* Bogotá

Creo que ha llegado el momento de reivindicar lo pretencioso. Por ejemplo, el cine de Jim Jarmusch lo es, está plagado de citas literarias, de bromas que solo entienden algunos elegidos, de pequeñas afrentas al espectador amaestrado, pero sin duda esa es su gracia. Y sin duda le funciona. Los más reconocidos críticos norteamericanos, sin embargo, han aplastado el largometraje que acaba de estrenar, Los límites del control, porque “es un autoindulgente cubo de ridiculeces” (Slate), “se alimenta de su propia arrogancia” (USA Today) y “se cree demasiado genial para tener una trama” (New York Post), y aunque quizás tengan razón, aunque tal vez sea “esa obra de arte completamente intencional y expertamente guiada que falla casi por completo” (San Francisco Chronicle), lo dicen como si no supieran que se trata de un director que siempre hará lo que le dé la gana, como si les diera envidia que alguien aspirara a cierta originalidad sin haberles pedido permiso.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.