RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

El silencio

Ricardo Silva Romero escribe el obituario de Ingmar Bergman (1918- 2007)

2010/03/15

Por Ricardo Silva Romero

Perdió la fe en Dios cuando cumplió los ocho años. Pero lo más probable es que, para filmar las películas maestras que filmó, haya creído ciegamente en el espíritu. Su primera vida, que comenzó en Uppsala, Suecia, el 14 de julio de 1918, fue una infancia plagada de imágenes religiosas bajo la mirada severa de un padre que no le fallaba nunca al ministerio luterano. En las misas de su padre, en verdad sermones sobre un mundo que giraba por obra y gracia de los castigos divinos, se quedaba viendo los ángulos, las luces, las expresiones de horror de las figuras talladas en las paredes de la iglesia. Y en las comidas familiares intuía que los adultos vivían sus tragedias inútiles debajo de la mesa. Y ya. Le quedaba solo encontrar una manera de contar todo lo visto.

Para leer este artículo completos:

Ed. 168

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 168

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.