'Parásito' ganó la Palma de Oro en Cannes y el Globo de Oro a mejor película de habla no inglesa. Se estrena hoy en Colombia. 'Parásito' ganó la Palma de Oro en Cannes y el Globo de Oro a mejor película de habla no inglesa. Se estrena hoy en Colombia.

“En la sociedad capitalista de hoy hay rangos y castas invisibles a los ojos”: Bong Joon-ho

Hablamos brevemente con el director coreano sobre 'Parásito', su más reciente película, que se llevó cuatro estatuillas en los Oscar. Con esta “comedia triste” —como él la llama— se propone retratar la continua polarización y desigualdad en una era donde el capitalismo es el orden reinante.

2020/01/09

Por Revistaarcadia.com

El cine coreano hizo historia. La producción cinematográfica “Parasite” se llevó cuatro estatuillas doradas en los premios de la academia. La película ganadora de la codiciada Palma de Oro del Festival de Cannes en 2019, triunfó en la categoría de mejor guión original, mejor película extranjera, mejor película y su director, Bong Joon Ho, se llevó el premio a mejor director. 

“Gracias, luego de ganar ‘película internacional’ pensé que era todo por el día y estaba listo para relajarme”, dijo Bong Joon-ho entre risas al recibir el Oscar. El hombre, que hizo historia en Hollywood al ganar el máximo premio con una película de habla no inglesa, aseguró que no hizo nada especial con relación a sus películas anteriores. Sin embargo, toda la industria celebró su trabajo y lo calificó de brillante

Bong Joon-ho fue vitoreado por todo los asistentes, que maravillados lo vieron sobre el escenario, pero ¿quién es el hombre que con su película se llevó el premio más importante de la noche, en medio de un discurso sobre la acogida de las películas con subtítulos en el cine norteamericano? 

El director de cine y guionista coreano decidió ser cineasta desde muy joven, quizá influenciado por un padre diseñador y un abuelo autor. Estudió sociología en la Universidad de Yonsei y se graduó de la Academia Corenada de Artes Fílmicas, luego de un programa de dos años. Luego de su graduación, el cineasta dirigió el corto Gente Blanca y realizó su primer largometraje Barking Dogs Never Bite. Más adelante en 2003, lanzó su película Memories of murder, historia basada en el primer asesino en serie en la historia de Corea del Sur, siendo un éxito en taquilla y recibiendo gran aceptación de la crítica. En 2006, su film sobre montruos y terror The Host también fue un éxito comercial, pero no solo en su país sino en el mundo. Obtuvo una buena aceptación de la crítica, luego de su proyección en el Festival de Cine de Cannes. En 2013 se estrenó su cinta de ciencia ficción Snowpiercer. The Host y Snowpiercer hacen parte de las películas más taquilleras de todos los tiempos en Corea del Sur. 

En el 2017, compitió en el Festival de Cannes con la película de aventuras Okja y en el 2019 con la película dramática y de suspenso Parásito (Gisaengchung), film con el que obtuvo la palma de Oro, el máximo galardón otorgado por el Festival de Cine de Cannes, y que lo convirtió en el primer director surcoreano en obtener el premio. 

El gesto de retar a los espectadores norteamericanos y cuestionar la jerarquización del cine por su lengua en la cara de la élite de la industria cinematográfica occidental parece condensar la floreciente y cada vez más incisiva etapa de creatividad crítica que ha vivido el cine de Corea del Sur en las últimas dos décadas. Como ha detallado la investigadora Christina Klein, en ese tiempo el cine de ese país ha vivido una revitalización comercial sin precedentes, con un caudal de películas populares aplaudidas por la crítica internacional que han dislocado la dominación de Hollywood en las pantallas de la República de Corea y de ciertos circuitos asiáticos.

En ese marco, las películas de Bong han sido, sin duda, fundamentales en la ecuación ganadora de la industria surcoreana. Memorias de un asesinato superó en Corea del Sur la taquilla de cualquier película norteamericana y El huésped fue la película más vista en la historia del país en ese momento, con cifras de espectadores que redondeaban un cuarto de la población. Parte de su éxito en ambas viene de cómo piensa problemas locales usando estrategias y recursos del cine mainstream.

Hablamos brevemente con él sobre Parásito y sobre cómo, con esta “comedia triste”, como él la llama, se propuso retratar la continua polarización y desigualdad en una era donde el capitalismo es el orden reinante.

¿Cuál es el significado del título, Parásito? 

Al principio, todos pensaron que Parásito iba a ser una película de criaturas sobrenaturales o de ciencia ficción. Es más, el título hace fácil establecer una conexión con mi película anterior, El huésped. Pero como he dicho antes, los protagonistas de esta película son miembros de familias que están viviendo en un mundo real. Hay personas que esperan vivir con otros en una relación simbiótica, pero eso no funciona, así que son empujados a tener una relación parasitaria.

Yo lo veo como una tragicomedia, pero luego te encuentras con la realidad y lo difícil que puede ser. Es un título irónico, no muy diferente al título original de otra película mía, traducida como Memorias de un asesinato, porque en coreano el nombre lleva una connotación de “memorias cálidas o placenteras”. ¿Cómo puede alguien tener memorias cálidas o nostálgicas de un asesinato? ¿Está mal hacerlo? De esta forma la película representa las memorias de una era a través del caso de un asesino en serie. Parásito entonces también lleva ese matiz irónico en su título.

¿Qué género usaría para clasificar Parásito? 

Es un drama humano que está fuertemente imbuido con lo contemporáneo. Aunque la trama consiste en una cadena de situaciones únicas y distintivas, es una historia que fácilmente podría pasar en el mundo real. Lo puedes ver como un incidente que apareció en las noticias que cogimos y que pusimos en una pantalla. Así que en ese sentido es como un drama realista, pero no podría oponerme si unos deciden llamarlo un drama de crimen, una comedia, un drama humano muy triste o un thriller terrorífico. Siempre intento volcar las expectativas de las audiencias, y espero que Parásito logre hacer eso.

¿Quiénes son las familias que están en el centro de Parásito

Son dos. Una familia de clase baja que vive en un escuálido apartamento subterráneo y que simplemente quiere una vida normal, nada especial, pero incluso eso se hace muy difícil de lograr. El padre ha acumulado numerosos fracasos en negocios, la madre fue una atleta que nunca consiguió el reconocimiento que buscaba, y ambos hijos han fallado el examen de admisión de la universidad en varias ocasiones. 

Esto contrasta con la familia del señor Park, que es el presidente ejecutivo de una empresa de tecnología (que no está conectado con ningún conglomerado coreano), que es una familia competente que recientemente se ha vuelta rica. El señor Park es un adicto al trabajo. También está su hermosa y joven esposa, su linda hija que está en la secundaria y el hijo más joven. Se pueden ver como la familia ideal de cuatro miembros de la élite moderna urbana. 

¿Qué clase de imagen de la sociedad contemporánea quería proyectar en la película? 

Creo que es una forma de retratar la continua polarización y desigualdad en nuestra sociedad, con una comedia triste. Estamos viviendo en una era donde el capitalismo es el orden reinante, y no tenemos otra alternativa. No es solo en Corea: todo el mundo enfrenta esta situación en que los principios del capitalismo no pueden ser ignorados.

En el mundo real los caminos de familias como la de los cuatro protagonistas desempleados y la familia adinerada de los Park nunca se van cruzar. La única forma es mediante los empleos entre las dos clases, como cuando alguien contrata un tutor o un trabajador doméstico. En estos casos, las dos clases se juntan tanto y están tan próximas que pueden sentir el aliento de cada una. En esta película, aunque no haya una intención malévola por parte de ninguna, las dos clases se ven inmersas en una situación en donde el menor desliz puede causar fisuras y erupciones. 

En la sociedad capitalista de hoy en día hay rangos y castas que son invisibles a los ojos. Las mantenemos escondidas y fuera de la vista, menospreciamos las jerarquías de clases de forma superficial, como algo del pasado, pero la realidad es que son líneas que no se pueden cruzar. Creo que esta película deja en evidencia los rompimientos inevitables cuando dos clases se enfrentan entre ellas en esta sociedad cada vez más polarizada. 

¿Qué espera que se lleven sus audiencias de esta película? 

Yo espero que esto les dé mucho qué pensar. En unas partes puede ser divertida, aterradora y triste, pero si logra que los espectadores se sienten a tomarse algo mientras discuten ideas y pensamientos que tuvieron mientras vieron la película, no desearía nada más.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 171

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.