El actor Fabrice Luchini no es conocido en Colombia, pero en Francia es una estrella. Foto: Cortesía Cine Colombia El actor Fabrice Luchini no es conocido en Colombia, pero en Francia es una estrella. Foto: Cortesía Cine Colombia

“En un momento lo tienes todo y al día siguiente no tienes nada”, Hervé Mimran

ARCADIA conversó con el guionista y director francés que estrena en Colombia su más reciente película ‘Un hombre en apuros’, una comedia dramática basada en un caso de la vida real.

2019/08/01

Hervé Mimran, director y guionista francés, hizo escuela lenta pero segura en el séptimo arte. Comenzó en 1992, como asistente cinematográfico en el cortometraje ‘Dansons sur le ring’ de Baptiste Kleitz; en 2006 ganó algo de reconocimiento por su debut como guionista en la película ‘¡Qué bella eres!’ (Comme t’y es belle) de Lisa Azuelos. Y cuatro años después, codirigió y coescribió su primer largometraje, Todo lo que brilla (Tout ce qui brille), al lado de Géraldine Nakache, el proyecto que marcó un punto de quiebra en su carrera.

Desde ese momento asumió varios proyectos al tiempo y escribió prolíficamente, hasta que llegó la idea de Un hombre en apuros, película que se estrena en las pantallas de cine colombianas. Sucedió en 2013, junto a su productor Matthieu Tarot, cuando un artículo en el periódico Le Monde les iluminó el camino. Relataba la historia de Christian Streiff, CEO de una importante compañía del sector automotriz, quien en 2008 sufrió un derrame cerebral que le dejó secuelas que tuvo que ocultar durante meses antes de ser despedido por esta compañía. Mimran abordó al personaje,  trató de convencerlo no de contar su vida, pero un fragmento de ella. Luego se reunieron para obtener mayor información sobre su enfermedad y la vida que llevaba y giraba en torno a los negocios.

‘Un hombre en apuros’ conmueve. Narra con una dosis de humor cómo le cambia la vida a Alain, un hombre de gran prestigio y poder que no tenía lugar para su familia, hasta que el derrame le causa problemas en el habla y la memoria, y le da un giro de 180 grados a su vida. Alain trata de ocultar esta enfermedad pero es despedido, y es gracias a la ayuda de su fonoaudióloga y el amor de su hija que construye de nuevo su vida. A las muchas personas allá afuera que se dejan consumir por el estrés de su trabajo y no tienen lugar para nada más, la cinta puede dejarles algo.

ARCADIA habló con Mimran sobre la película, su trabajo con la estrella del cine francés Fabrice Luchini, y los retos que enfrentaron los involucrados. Esto dijo.

¿Qué lo llevó a contar esta historia?

Cuando la leí en los periódicos supe que había algo grande por contar porque muestra como en un momento lo tienes todo y al día siguiente no tienes nada. Por eso quise contar la historia de este hombre brillante, muy elocuente y con bastante poder que de repente perdió la capacidad del habla, el lenguaje, y todo el poder que tenía.

¿Consultó a Christian Streiff?

Claro que sí. Lo conocí hace mucho tiempo y pasé mucho tiempo hablando sobre cómo debía esconder los síntomas en frente de mucha gente, gente poderosa, y entre más hablaba con él, entendía mejor como veía el mundo y cómo las personas que lo rodeaban lo observaban. Yo, personalmente no sabía nada de la industria automovilística y necesitaba entender cómo él trabajaba con todas las personas en esas condiciones.

¿Cómo fue el trabajó con Fabrice Luchini?

En Colombia quizás no lo conozcan mucho, pero en Francia es una gran estrella. Fue muy difícil que aprendiera a hablar con oraciones que no tenían ningún sentido. Así que, al principio, él me dijo que tenía que saber a profundidad quién era el personaje y me pidió ayuda. Así, cuando grababamos, lo guiaba diciéndole “...cuando digas esta oración… significa esto”. Fabrice entendió muy bien la dinámica y eso hizo bastante agradable el rodaje.

El actor Fabrice Luchini interpreta a Alain el protagonita, junto a la actriz Rebecca Mader quien hace el papel de hija. Foto cortesía: Cine Colombia

El diálogo es muy importante en el cine, y en este caso más. Después del derrame cerebral, se reconfigura para el personaje principal. ¿Qué tanto desafío fue esto al filmar?

Escribí el diálogo de forma que no significara mucho pero, de la misma forma, no quería que no significara nada. Al escribirlo todo no dejé prácticamente lugar a la improvisación, y sí representó un reto para Fabrice, pues tuvo que aprenderse todo el diálogo al pie de la letra.

Trabajó una vez más con Leïla Bekhti. Cuéntenos sobre su relación laboral y por qué les va tan bien trabajando en llave...

La conozco hace mucho tiempo. Con Leïla hice mi primera película, hace unos 10 años, y la considero una hermana pequeña. Con esa película nos iniciamos en la industria, era mi primera película y era su primer papel principal en un largometraje. Y, más allá de la larga historia de porqué trabajamos una vez más, cuando estaba escribiendo los personajes supe que ella debía hacer parte de la película. Supe que iba a ser increíble filmarla de nuevo, así que le pregunté si quería y me dijo que sí, que grabaría conmigo incluso sin no hubiera remuneración.

La actriz Leïla Bekhti interpreta a la fonoaudióloga que le ayuda al protagonista en su recuperación. Foto: cortesía Cine colombia.

Había dirigido antes pero es la primera vez que lo hace solo. ¿Eligió hacerlo así? ¿Qué cambió?

No es algo de realmente elegir. Trabajé mucho tiempo con Géraldine Nakache pero, después de 8 años, decidimos que yo queríamos asumir nuevos proyectos. No lo decidimos, no dijimos “ok, vamos a tomar nuestro propio camino”, simplemente ambos empezamos a escribir. Así va la vida. Eso sí, seguimos siendo muy buenos amigos y apoyándonos mucho. 

Por otro lado, mi estilo no cambió en nada en el rodaje, pero si cambia al escribir y al editar, es difícil. Diría que yo era un director antes de conocer a Géraldine y, después de conocerla y trabajar con ella, sigo siéndolo.

Mucha gente trabajadora hasta la compulsión puede verse reflejada en la película, ¿que lección le pueden sacar?

¿Una lección? (risas)… realmente no soy del tipo de personas que le gusta dar lecciones pero lo que a mí me encanta y tal vez por lo que quisiera que vieran la película, en la que trabajé por más de 4 años, es ver a dos grandes actores como Fabrice Luchini y Leïla Bekhti en un lugar distinto, un lugar en el que nunca han estado en ninguna película que han hecho.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 169

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.