Imelda Staunton como Sally en 'Follies', del National Theatre. Foto: Johan Persson. Imelda Staunton como Sally en 'Follies', del National Theatre. Foto: Johan Persson.

'Follies': Bailar el pasado

Sandro Romero Rey comenta 'Follies', la comedia musical del National Theatre, que se proyectará en salas colombianas con funciones exclusivas el 21 y 22 de julio.

2018/07/16

Por Sandro Romero Rey

El gran triunfo de la comedia musical se dio gracias a la suplantación de la vida por las hazañas del virtuosismo interpretativo. Contra los estragos de la realidad, existían otros mundos, donde el amor terminaba imponiéndose si los protagonistas sabían resolver los estragos de la vida diaria con pasos de baile inimitables o canciones sublimes. El asunto no era nada nuevo y, desde los confines remotos de la historia del arte, los actores supieron seducir a sus espectadores del ritual o de la fiesta, a través del baile y de la música.

Desde el siglo XVIII, o quizás antes (si nos atenemos a manifestaciones que no vienen a cuento pero que saltan a la vista), el teatro se acompañó de sonidos para acentuar el dolor, la tristeza, la acrobacia o el amor. De allí que el término “melodrama” quisiese decir, en realidad, “drama cantado”. Es decir, la suplantación del realismo a través de las posibilidades emocionales de ritmos, armonías y melodías que, como se sabe, siempre harán de la vida un asunto mucho más amable.

Adam Rhys-Charles como Young Ben y Alex Young como Young Sally en Follies, del National Theatre. Foto: Johan Persson.

La fiesta de la felicidad la consolidó el cine sonoro, desde los comienzos de los años 30 del siglo XX, donde todo un género, heredado de los grandes teatros de París, Londres, Las Vegas o Nueva York, se encargó de inventarse historias que servían de simple pretexto para resaltar a los inmensos intérpretes de la canción y de las coreografías.

De Ginger Rogers a Fred Astaire, de Gene Kelly a Liza Minnelli, el cine abrió sus posibilidades y, al mismo tiempo, el mundo de la escena aprovechó los recursos que las nuevas tecnologías brindaban para que unos y otros coexistieran en el difícil universo de la alegría. Follies, el musical del compositor Stephen Sondheim y del escritor James Goldman se convertiría, en 1971, en un éxito de los escenarios de Broadway, con más de 500 representaciones. La historia era efectiva por donde se le mirase, en la medida en que combinaba dos generaciones de intérpretes y se nutría de la nostalgia como principal condimento para cualificar sus virtuosos juegos escénicos.

Tráiler de Follies, del National Theatre, que se proyectará en funciones exclusivas en Colombia el 21 y 22 de julio

¿La trama? Un viejo teatro donde se reencuentran las glorias del pasado de unas tales “Weissman Follies” y, con el pretexto de una fiesta de la nostalgia, dos épocas se interponen: la de los recuerdos representados y la de un presente en el que el tiempo ya no espera por nadie, salvo por el triunfo del entretenimiento como premio de consolación hacia la vida que no espera.

El National Theatre inglés consigue, con su delicada puesta en escena, acercarse a los espectadores de todo el mundo en el siglo XXI, gracias a sus impecables transmisiones para las salas de cine, encontrar el complejo equilibrio entre lo teatral y lo cinematográfico, entre el pulso físico de los espectadores reales y la emoción de la pantalla con sus nuevos brillos visuales y sonoros. Follies es una comedia musical de los años 70 puesta al día para los públicos de todas las fronteras, para las nuevas expectativas y para los sueños de los espectadores que aún viven de la esperanza de que el presente pueda ser mejor que los tiempos pasados.

Le puede interesar: ‘Playlist‘: Singing in the rain

* Follies se proyectará los días 21 y 22 de julio en salas seleccionadas del país. Consiga sus boletas en el siguiente enlace.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 157

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.