RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Isabelle Huppert: “'Frankie' es un cuento de hadas que gira en torno a una enfermedad”

La reconocida y prolífica actriz francesa protagoniza ‘Frankie’, cinta dirigida por Ira Sachs, estrenada en el Festival de Cannes 2019, que ahora llega a Colombia. ARCADIA reproduce una charla con ella sobre los pormenores de la historia y su personaje.

2020/02/27

Por RevistaArcadia.com

Con una trayectoria que está por llegar al medio siglo, el ritmo de trabajo de Isabelle Huppert es demoledor. La actriz francesa ya supera el centenar de películas (suele grabar tres al año) y colecciona innumerables nominaciones y premios a nivel internacional. Su nominación a los Oscar a Mejor Actriz por Elle (Paul Verhoeven, 2016) parece haberla impulsado aún más en su afán de seguir el camino difícil de cara al reconocimiento de su carrera. Suele elegir personajes perturbados, oscuros y complejos, trabajando en el proceso con genios de la dirección como Jean-Luc Godard, Michael Haneke o Claude Chabrol, y más recientemente con Paul Verhoeven y Ira Sachs. Este último la tuvo a su cargo junto a un elenco que incluyó a Brendan Gleeson, Marisa Tomei, Greg Kinnear y Jérémie Renier para su más reciente película, Frankie (2019), que se estrena hoy en Colombia. Esta historia, en la que el drama y la comedia comparten protagonismo, relata la reunión familiar alrededor de Frankie, interpretada por Huppert, quien padece una enfermedad terminal y debe poner las cosas en orden.

ARCADIA comparte una charla con la protagonista. Huppert aborda la película, su personaje, su relación con Sachs, y hasta los mensajes detrás del vestuario que utilizó.

¿Estaba familiarizada con las películas de Ira Sachs?

La primera que vi fue Love Is Strange (2014), y me gustó. Entonces vi Brooklyn Village. Nuestra reunión fue algo que busqué, de una forma u otra, desde hace dos años en Nueva York. Fue una reunión precedida de intercambios y cartas. Luego Ira escribió el guión de Frankie pensando en mí.

Frankie sabe que está gravemente enferma y decide pasar sus últimas vacaciones rodeada de sus seres queridos, pero es difícil evaluar en qué medida la enfermedad y la muerte están "en el trabajo"...

Frankie relata la incapacidad de expresar sentimientos que aparecen cuando alguien va a morir. En algún momento, uno se topa con la imposibilidad de decir algo, o de hablar al respecto. La enfermedad mantiene una presencia incondicional en la película, lo que la hace bastante inquietante. Ira Sachs nunca cede a los clichés sobre la enfermedad, ya sea por parte de Frankie o de sus seres queridos, quienes saben que está cerca de la muerte. Su película siempre es sorprendente y original. Eso la hace tan conmovedora, creo, y moderada. No es una de mis palabras favoritas, pero en este caso aplica por la manera en que Ira aborda a la enfermedad. Su deseo de nunca sucumbir ante sus emociones estuvo siempre en mente durante el proceso de escritura.

Ella está en el centro, pero en un punto su ex-marido le dice: "No se trata solo de ti"...

Esa línea siempre me pareció un poco misteriosa y, a la vez, muy brutal. En ese punto de la película, es una forma de decirle a Frankie: "Ten en cuenta también el dolor de otras personas". La enfermedad y el sufrimiento no solo la afectan a ella, también a las personas que la rodean, y así los involucra. La película también trata sobre esa dimensión de la enfermedad y la muerte que rara vez viene a la mente. En el fondo, lo más difícil para Frankie es que otras personas lloren. Es otra razón para que ella mantenga una distancia con su dolor. También evita el más mínimo intento de encontrar una salida para ella, porque sabe que no la hay. En última instancia, su negativa a considerar posibles remedios revela la gravedad de su condición. Especialmente cuando su ex esposo la lleva a la capilla cuya agua tiene fama de tener propiedades milagrosas.

La película también trata sobre lo que Frankie tendrá que dejar atrás... 

Frankie muestra un gran pragmatismo con respecto a su dinero. Cuando le ofrece el brazalete a su hijo, es para que no tenga que pagar el impuesto de sucesiones, pero también revela que ha elegido usar su fortuna para crear una base para los actores jóvenes. Hay mucha brutalidad en desheredar a su hijo, pero eso no le impide preocuparse por él, y particularmente por su futuro romántico, el cual trata de tomar en sus manos antes de morir. Mediante la elección de desheredar a sus hijos, Frankie expresa involuntariamente, tal vez, que su vida como actriz probablemente ha sido más importante que su vida como madre. Parece claro que, muy probablemente para compensar su ausencia, el hijo tomó un camino completamente diferente al de su madre. Se fue a trabajar en finanzas. Quería una existencia diferente.

No estamos tanto en presencia de personajes que se expresan inmersos en el aquí y ahora de su intimidad… sus acciones parecen repentinas y espontáneas...

Sí, nunca hay una explicación, o alguna premeditación. Las cosas no se anticipan. Incluso cuando Frankie le da el brazalete a su hijo, hay una sensación, en la forma en que de repente se lo quita de la muñeca, que solo se le ocurrió hacerlo. Comprendemos muy pronto que Frankie es la historia de una mujer que está enferma y que estamos al final de algo, pero nada de eso se expresa o explica realmente. Pude ver muy claramente lo que Ira estaba persiguiendo, al menos desde mi perspectiva: el "punto cero de rendimiento", el que lleva a representar la situación y nada más. Si lo interpretara (el personaje) de forma demasiado irónica, algo que solía hacer en los últimos tiempos, él (Ira) me alertaría. Incluso eso creó demasiada fricción. Quería la mayor simplicidad posible, sin inflexiones. Ira estaba al acecho de cualquier cosa medianamente irónica y erradicó todo lo superfluo que pudiera filtrarse cuando estaba creando el papel. Él quería personajes despojados de comentarios sobre sí mismos o la situación. Curiosamente, tuve la impresión de estar en esa situación. A veces yo me decía: "¡Espero que la gente me vea en la película!" De hecho, ese enfoque me recordó precisamente lo que sentí en las películas de Godard. Ira Sachs posee una claridad similar en su trabajo, una cierta simplicidad. Sientes que no estás haciendo nada y todo sale en la veracidad del momento, la persona, la situación. Eso debe ser lo que produce la gran tensión a las escenas. No lo había sentido tan poderosamente desde que hice Sauve qui peut (la vie) y Passion.

Frankie le dice a su amiga estilista: "Encuéntrala antes de buscarla". Es una frase que podría resumir el enfoque del director: pensar todo de antemano para asegurarse de capturar lo imprevisto en la cámara.

Como película, Frankie se siente realmente planeada y preparada en un grado extremo, sin embargo, siempre hay ese atisbo de libertad que el cine requiere y es bienvenido. Eso fue especialmente cierto, dado que la mayoría de las escenas son en exteriores, por lo que dependíamos mucho del clima lluvioso de Sintra (la villa portuguesa donde se grabó la película). Esto nos obligó ocasionalmente a reelaborar escenas en el último minuto. La escena en la que como mis pasteles mientras mi esposo me informa que mi amiga ha traído a su novio, por ejemplo, fue planeada como una toma en movimiento, pero comenzó a llover y tuvimos que filmarla rápidamente.

La película muestra a una mujer que reúne a sus seres queridos antes de morir, pero se compone principalmente de escenas privadas, uno a uno...

Así fue, incluso en la última toma cuando todo el grupo finalmente está reunido en la ladera mientras el sol se pone sobre el mar. Ira es muy bueno para elegir esos pequeños detalles íntimos que conforman la vida, las relaciones, la familia ... Pero hasta ahora los había enmarcado en un contexto doméstico. Aquí, todos sus temas favoritos están presentes, pero abordados de una manera más elegíaca y universal.

Los suntuosos paisajes de Sintra acentúan la trágica fragilidad de esta vida humana que se acerca a su fin. El lugar es casi un personaje...

El guión fue bastante descriptivo. Estaba claro que Ira conocía bien Sintra y que era importante para él grabar allí. Estaba muy interesado en sumergirnos en el lugar, como en una isla donde todos se encuentran, viniendo de donde sea que estén: Francia, Estados Unidos... Es un lugar muy hermoso, que a la vez tiene sus cargas y tragedias. Allí se siente todo el misterio, la amenaza y la violencia de los elementos, con la niebla y un clima bastante singular. Ira no muestra una versión de postal. No lo ha reducido a un destino turístico. En cambio, lo filma como un personaje más, con un papel importante que desempeñar. Hay una dramatización en la forma en la que filma el paisaje, particularmente el bosque, cortando abruptamente o incluso brutalmente de una escena a otra.

En Frankie, el bosque opera como un lugar de congregación. Allí, Ira Sachs logró algo particular con su reparto. 

La película adquiere un aire de cuento de hadas en el bosque, con personajes caminando profundamente en él, interactuando, chocando entre sí…

Sí, cuando busca su pulsera Frankie recuerda a Pulgarcito. Creo que la inmersión de un mes en ese lugar nos llevó a un estado particular, a una vacilación, a pesar de los turistas.

Estos aparecen ocasionalmente... 

Sí, y es bueno que haya guardado esos momentos, que no haya eliminado la omnipresencia de los turistas. Ya había estado antes en Sintra para la grabación de Deux con Werner Schroeter.

Háblenos de sus trajes, coloridos pero reducidos, del rol que juegan...

Khadija Zeggaï, con quien pasé mucho tiempo, ideó los disfraces que son muy simples y a la vez hermosos. Era particularmente importante porque solo tenía dos disfraces. Tenían que causar una impresión inmediata en la grabación. Hay dos colores dominantes, malva y naranja. Estaba muy apegado a estos colores muy pictóricos y cinematográficos, fríos y fuertes. Están muy presentes en la pantalla y no se olvidan fácilmente. 

También me gustó su bufanda de cuello, la chaqueta de jean que abraza su figura y los tacones que usa. Le dan a Frankie una cierta fragilidad cuando camina en el bosque. Era fácil imaginar que Frankie llegara de vacaciones a Sintra con jeans y una camiseta, pero quería que su papel de actriz surgiera a través de su ropa, y que el público sintiera que le gusta el refinamiento de los materiales sin ser sofisticada. El proceso con los disfraces fue el mismo para todos los personajes. Desde el principio, están definidos y diseñados por sus trajes.

Cuando Frankie mira a través del paisaje y ve a su esposo y amigo caminando juntos, ella ya parece estar alejada de su vida, imaginando la existencia sin su presencia.

Sí, ella imagina el futuro sin ella. Tal vez se imagina que su esposo y su amiga terminan juntos. Es un momento sereno y escalofriante. La expresión de su rostro (¡y el mío!) Es bastante indefinible. Ella no se siente vencida por la dicha o la felicidad. Muchos sentimientos se entremezclan. Tristeza, serenidad ... El personaje materializa cualquier sentimiento que el público pueda tener en ese tipo de situación.

Y luego es claro cómo su ex marido percibe a Frankie mientras ve cómo la vida transcurre sin ella...

Sí, esa doble mirada es una idea muy hermosa, especialmente cuando su ex esposo la observa a través de una lente. Como resultado, es Frankie la actriz quien aparece a través de su mirada. 

En la escena final, cuando Frankie vuelve a bajar la ladera, seguida de sus seres queridos, se percibe una dimensión casi mítica, un sentimiento de flautista de Hamelín.

Un cuento de hadas que también gira en torno a una enfermedad. Sí, es claramente Frankie, quien se va primero y conduce a todos hacia abajo, bastante rápido, sin que pasen demasiado tiempo contemplando el océano. Como un cuento de hadas, toda la película converge en esa reunión nocturna y la escalada de la ladera. La belleza de la puesta de sol ese día fue una especie de milagro. El cielo estaba prácticamente en llamas, con ese extraordinario reflejo del mar. La película comienza con el agua de la piscina y termina en el agua del océano.

Pueden ver el trailer a continuación.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 171

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.