RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Letras a la pantalla

¿Qué hace que se estén adaptando tantas novelas colombianas al cine? ¿Se trata de una propensión hacia sus historias o es el reflejo de una escasez de guionistas? Reportaje.

2010/03/15

Por Oswaldo Malo

William Faulkner jamás se sintió cómodo escribiendo guiones para la Warner Brothers en Hollywood. Decía que se sentía incapaz de escribir “para un público de doce años de edad mental”. Sus guiones eran minuciosos y perfeccionistas y muchos de ellos jamás se filmaron, como una historia del General de Gaulle que yace en algún archivo olvidado. Quedan para el recuerdo las adaptaciones que escribió de El gran sueño, de Raymond Chandler y Tener y no tener, de Ernest Hemingway. Después de ahorrar un tiempo, cerró la puerta de los estudios y se dedicó al whisky y a seguir escribiendo novelas. El mundo de los guiones siempre le pareció demasiado pobre. Tal vez esa sea una hipótesis de lo que ocurre en Colombia actualmente: son más bien pocos los escritores dedicados a crear historias para el cine y, por ello, la mayoría de los directores se sirven de la literatura.

Para leer este artículo completos:

Ed. 168

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 168

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.