A la izquierda, Javier Quintero Rivillas, el asistente de Víctor Gaviria (derecha). Foto: Raúl Soto. A la izquierda, Javier Quintero Rivillas, el asistente de Víctor Gaviria (derecha). Foto: Raúl Soto.

ARCADIA revela nuevos detalles de ‘Sosiego’, la próxima película de Víctor Gaviria

La sinopsis y el estado actual del proceso de producción son algunos de los detalles que ARCADIA adelanta sobre el próximo largometraje del director colombiano, cuyo estreno se proyecta para el 2021.

2019/07/09

Por RevistaArcadia.com

ARCADIA conoció detalles del proceso de producción y de la trama de Sosiego, la nueva película que está cocinando el director paisa Víctor Gaviria, recientemente invitado por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos (la organización encargada de la entrega de los Premios Óscar) para hacer parte de sus miembros activos

Como informó Gustavo Pazmin, productor de la película, ya están “en la etapa previa a la preproducción, en casting desde hace más de un año. Ya tenemos una preselección importante y dentro de poco iniciamos ensayos y talleres con los actores”. Según cuenta, entre enero y abril de 2020, el equipo de producción estará rodando en la Comuna 13 de Medellín y, de acuerdo a sus previsiones, se estima que el estreno se dé en 2021.

Le puede interesar: “Retratos en casa”: un encuentro entre Víctor Gaviria y Pascual Gaviria

Como en filmes anteriores, Medellín será el escenario del nuevo largometraje de Gaviria, director de clásicos del cine colombiano como Rodrigo D: No futuro (1990), La vendedora de rosas (1998), Sumas y restas (2005) y La mujer del animal (2017). Gaviria contará la historia de Bernardita, una madre cabeza de una familia humilde en la Comuna Nororiental de Medellín, quien se enfrenta a la realidad que viven sus tres hijos (cuyo padre desapareció quince años atrás). Edilberto, el mayor, de 21 años, hace parte de un “ejército” paramilitar que disputa el poder del barrio contra un grupo armado de milicianos; la del medio es una prostituta, con dos niñas pequeñas, que viven al borde de la desnutrición y la menor es una adolescente que no ha vuelto al colegio y se ha “tirado” a la calle con algunas amigas, “emborrachándose y consiguiendo novios para disipar el hambre físico y el otro más profundo de no ser nadie”. A sus ojos, según el guion, los tres representan su fracaso como madre.  

Como informó el equipo de producción detrás de la cinta, la pobreza, la vida en las comunas, la indolencia, la inclemencia de la realidad serán los puntos que explorará el cineasta en Sosiego. El filme cuenta con el apoyo de Cine Colombia, Caracol Televisión, Dago García Producciones y Servisoft y con ayuda de los de los estímulos que Proimágenes Colombia otorga para las categorías de escritura y producción.

Lea aquí la sinopsis completa del guion de la película:

Bernardita es una madre de 48 años que es cabeza solitaria de una familia muy pobre, como lo son casi todas las que habitan la Comuna Nororiental de Medellín, sólo que ella debe combatir no únicamente contra el hambre, sino contra ella misma, temerosa de caer de nuevo en una crisis de locura que la llevará al hospital mental, en donde cae a un hueco negro del que se demora en salir. Trabaja por días haciendo el aseo en algunas casas y oficinas, en donde tiene unos “patrones” admirados con quienes ella cree tener una estrecha amistad que va más allá del simple trabajo. Esta amenaza sicológica se manifiesta todos los días a través de su difícil carácter anómalo: es una mujer que se queja sin parar de sus problemas, que critica todo a su alrededor, creyendo que todos en el barrio la detestan y hablan mal de ella, haciéndole brujería para que fracase en todos sus proyectos. Este triste sentimiento ella lo combate entonces con fantasías de amistad con sus “patrones”, su fantasía infantil de tener un “padrino” rico que se esconde y se aparece de vez en cuando, y con proyectos que son síntomas de locura para sus hijos, como terminar de estudiar su bachillerato y hacer una “carrera” de enfermera e incluso de doctora.

Bernardita tiene tres hijos de un mismo padre que desapareció de pronto para siempre hace quince años, y que son para ella el resumen de su fracaso como madre: Edilberto, el mayor, de 21 años, quien hace parte de un “ejército” paramilitar que disputa el poder del barrio contra un grupo armado de milicianos; Marta, la intermedia, que se echó a la calle como prostituta, viviendo en un hotel del centro de la ciudad, y Verónica, la menor, quien ha dejado de estudiar y vive en la calle con algunas amigas de su edad, emborrachándose y consiguiendo novios para disipar el hambre físico y el otro más profundo de no ser nadie. Por esto Bernardita quiere ahora cambiar su suerte y su destino, encargándose de la crianza de sus dos nietas, las dos hijas de Marta, para dedicarles su vida y sus esfuerzos. A Nazly y a Nelly, sus dos nietas de tres y cuatro años, trata de alejarlas de la penosa desnutrición, que consume el cerebro de los niños, intenta enseñarles algo a través de sus cuentos del pasado y educarlas a través de un trato cariñoso, algo distinto al maltrato y los golpes.

Después de enfrentar una realidad que está más loca que ella, porque le exige ser persona sin darle la oportunidad de resolver sus problemas, Bernardita comprende que ella sola no puede salvar a sus nietas pequeñas, y decide bautizarlas a como de lugar, para conseguirles unos padrinos que les ayuden en el futuro, que no son otros que sus “patrones” distraídos e indiferentes, a quienes ella reúne al final en la iglesia del barrio.

Este bautizo les brinda un sosiego pasajero. Un sosiego ingenuo de saber que sus nietas tienen ya un nombre y unos padrinos que responderán por ellas.

Le puede interesar: Víctor Gaviria: invitado a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de EE. UU.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 164

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.