El directo francés Thomas Lilti | Foto: Cortesía Cineplex El directo francés Thomas Lilti | Foto: Cortesía Cineplex

Thomas Lilti era médico, luego abandonó su práctica para hacer cine de calidad

ARCADIA habló con el director francés sobre su última película, 'Primer año', que se estrena en Colombia y completa su trilogía -no biográfica- sobre el mundo de la medicina. "Mi cine es una mezcla de realismo y romance: me interesan la reconciliación y la discusión", dice.

2019/07/04

Por RevistaArcadia.com

Cuando Antón Chéjov comenzó a publicar sus cuentos firmaba siempre estos con un pseudónimo. Chéjov, el último de los grandes escritores del Siglo de Oro de la literatura rusa, escribía en ese entonces para pagar su carrera como médico; el anonimato era más una forma de asegurar su prestigio como médico que su libertad como creador. Aunque la historia demostró su error, para el joven Chéjov, la escritura y la medicina no tenían que ver la una con la otra.  

En el caso del director francés Thomas Lilti ocurre precisamente lo contrario. Este médico de profesión y cineasta de vocación rodó sus primeros trabajos mientras ejercía como doctor (ya no lo hace), por lo que la medicina ocupa un lugar central en toda su obra cinematográfica; y con ella temas como la soledad, la muerte, la plenitud y decadencia vital y, fundamentalmente, las relaciones humanas.  

Lilti logra esta combinación, en apariencia extraña, tanto dramática como estéticamente en sus largometrajes, lo que le ha procurado un marcado éxito desde Hipócrates (2014), su primera película, con la que fue nominado en las categorías de Mejor película y Mejor director en los Premios César. 

Le puede interesar: 10 eventos imperdibles en la nueva Cinemateca de Bogotá

Ahora, luego de Médico en la campiña (2016), Lilti vuelve con su tercera película titulada Primer año (2019), con la que da un paso más en la exploración de la relación entre el cine, la medicina y lo humano. Esta búsqueda no se basa simplemente en que el director francés reproduzca su propia experiencia como médico en sus películas, ni mucho menos que ofrezca al público la simple visión que el médico tiene hacia sus pacientes; todo lo contrario, sus obras proponen una mirada particular de la figura del médico como un hombre con sus propios dramas.

ARCADIA habló con Lilti a propósito del estreno de Primer año en Colombia. El director francés contó algunos detalles sobre esta obra, en la que se interesó por abordar la etapa de formación inicial por la que pasan todos los médicos, de nuevo a través de la figura de dos personajes que simbolizan la amistad.  

La película tiene, inicialmente, una estructura de novela de aprendizaje muy clásica. Seguimos a Benjamin, que descubre el universo de la escuela de medicina a través del consejo de Antoine, un repitente. Pero muy rápidamente, eliges revertir los roles ... 

Este es el corazón de la película. Mostrar la desigualdad en el corazón del sistema educativo. Benjamin descifra los códigos y entiende las cosas que Antoine aún no ha captado en dos años. No es que Benjamin sea más inteligente, no. Él acaba de entender el sistema. La ironía es que él realmente no sabe por qué va al concurso de medicina, donde Antoine está dispuesto a sacrificar todo por eso. ¿Quién será mejor médico? ¿Quién sabe cómo memorizar y trabajar hasta el punto de agotamiento al tragar automáticamente las nociones?  

La única, más laboriosa, ¿para quién la medicina es como una pasión? Al tomar esta estructura clásica de aprender novela y luego revertirla, uno siente el absurdo del sistema. Peor aún, su injusticia. Cuando a los 18 años, toda tu vida es una lista, hay algo mal. 

Lea también: "Interpreto personajes que vivirán después de la película": Philippe Katerine

Esta brecha entre Benjamin y Antoine, también se filma desde el punto de vista de la violencia social. Benjamin puede pagar un apartamento en París, mientras que Antoine vive en los suburbios distantes ... 

No es una cuestión de dinero. La violencia social es inicialmente cultural. Cuando vives en un entorno que tiene "códigos", necesariamente se te dan. Un padre médico, una madre universitaria, Benjamin vive en un entorno desde el sistema educativo. Inconscientemente, él ya tiene las herramientas para tener éxito en este sistema. Vengo de este tipo de familia "intelectual", donde la idea de pasar horas en un escritorio leyendo, tomando notas, es la norma. Creo que no tiene nada que ver con la burguesía o la lucha de clases. Esa es más la consecuencia. El patrimonio cultural valorado por el sistema termina produciendo una jerarquía social. Pero no quería que la gente simplemente dijera: "Está bien, es la cara rica de los pobres". Sería demasiado fácil, demasiado reductivo.

No, la oposición entre Benjamin y Antoine es el patrimonio cultural, algo aún más profundo, casi más injusto. Aunque él es menos apasionado que Antoine, Benjamin siempre será valorado por el sistema de graduados porque se le ha enseñado a "aprender". Es absurdo. Especialmente para la medicina. No hay nada más concreto que ser médico. Estamos frente a la gente. ¿Pero a quién favoreceremos? Benjamin, hastiado, ¿quién sabe cómo aprender libros de memoria o Antoine, apasionado e igualmente inteligente, pero ¿quién no entra en las cajas de un concurso? Presumiblemente, el sistema ha ganado.  Si no estás en el lado derecho, si no tienes estas "instalaciones" innatas o adquiridas para jugar el juego "teórico" de los exámenes de forma natural, entonces tendrás que luchar el doble que los demás. Los estudios ya no están ahí para entrenar. 

Thomas Lilti habla de su nueva película | Cortesía Cineplex

En el corazón de sus películas, siempre ha habido duetos antagónicos que terminaron por reconciliarse. En PRIMER AÑO, por el contrario, Benjamin y Antoine se hacen amigos rápidamente ... 

También es una película sobre la amistad. Era importante mostrar que, en medio de esta prueba, se podía crear algo hermoso. El corazón de la película es, básicamente, la relación entre Benjamin y Antoine. El maestro y el alumno. Excepto que las cosas cambian. Y no necesariamente en el sentido en que lo esperamos. En la pantalla, su complicidad debe ser obvia e inmediata. Se apoyan, viven juntos algo fuerte. Pero la competencia lo destruye todo. Necesitamos entender por qué Antoine se rompe y por qué la presión de este sistema lo obliga, en algún lugar, a estropearlo todo. Hay en los duetos, y especialmente en la amistad, algo romántico. Somos inseparables, pero siempre terminamos separándonos. ¿Por qué? Como ¿Qué arruinó todo? Escribir es mi motor. El dúo tenía que ser capaz de superar eso. La reconciliación a menudo me interesa más que la discusión. Es tanto una película sobre la amistad como una película sobre ayudar a los demás. Una especie de antídoto para este mundo hipercompetitivo en el que vivimos. Quizás algunos vean en la decisión final de Benjamin algo absurdo o completamente irrealista. Es un gesto de amistad, una verdad, tanto como una decisión muy personal. En la complicidad, en los momentos de compartir, pero también en la tensión de este dúo está todo el tema de la película y todo mi cine. Una mezcla de realismo y romance. 

Benjamine y Antoine, los personajes de la película, dos jóvenes estudiantes de medicina | Cortesía Cineplex

Le puede interesar: “Siempre he creído que el cine debe tener tan poco de literatura como sea posible”: Stellan Skarsgard

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 165

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.