RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

La historia y el cuento

He visitado la Casa del Florero en otras ocasiones y alguna vez llegué a entrar, pero he perdido el recuerdo. Desde el lugar equivocado hasta el lugar de mi cita, pensé en el florero proverbial y en lo que se ha llamado el Grito de Independencia.

2015/12/11

Por Carolina Sanín

Después de escribir la columna del mes pasado, en la que hablaba de la toma y retoma del Palacio de Justicia ocurridas hace 30 años, quise pasar por delante del nuevo Palacio de Justicia y luego subir por la calle donde está la Casa del Florero, que funcionó como cuartel provisional del ejército durante la retoma, y a donde, según se ha dicho, se condujo a algunas personas que salieron vivas del Palacio, para después hacerlas desaparecer. Vi el Palacio, aunque no la Casa. Asumí que la Casa del Florero era una delante de cuya fachada dos personas estaban tomándose fotos, pero esas personas me dijeron que el sitio que buscaba quedaba una calle más al norte. Yo iba tarde a una cita en La Candelaria, que nada tiene que ver con esta historia (aunque seguramente sí, pues todo tiene que ver con todo), de modo que, al final, no vi la Casa del Florero. La he visitado en otras ocasiones y alguna vez llegué a entrar, pero he perdido el recuerdo. Desde el lugar equivocado hasta el lugar de mi cita, pensé en el florero proverbial y en lo que se ha llamado el Grito de Independencia.

Para leer este artículo completos:

Ed. 165

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 165

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.