La sombrilla, símbolo de una protesta que se rehúsa a apagarse. Foto: Lillian Suwanrumpha La sombrilla, símbolo de una protesta que se rehúsa a apagarse. Foto: Lillian Suwanrumpha

El tatuaje, nuevo estandarte de los manifestantes en Hong Kong

Se tatúan motivos rebeldes, como paraguas, flores o máscaras de gas, en señal de apoyo al movimiento de protesta contra el gobierno local y Pekín. También lo hacen para recordar que hicieron parte de este momento en la historia.

2019/08/27

Por Vivian Lin / AFP

Hace una mueca de dolor cuando la aguja cargada de tinta dibuja en uno de sus muslos una flor bauhinia, símbolo de Hong Kong, excolonia británica retrocedida a China en 1997.

A diferencia de la flor en la bandera oficial del territorio semiautónomo, su tatuaje no lleva las cinco estrellas en los pétalos, que representan al Partido Comunista (PCC) en el poder en China continental.

Con ello, dice querer afirmar su identidad regional hongkonesa frente al resto del país y a la autoridad de Pekín.

Hong Kong es sacudido desde junio por multitudinarias manifestaciones, en un principio contra un proyecto de ley que autorizaba las extradiciones hacia China. El movimiento se amplió a la demanda de más democracia.

‘¡Coraje!‘

Los tatuadores de la ciudad dicen haber registrado un aumento significativo de demandas de diseños ligados al movimiento de protesta.

Entre los más populares están los paraguas (símbolo del movimiento prodemocracia de 2014 en Hong Kong), máscas de gas y cascos (utilisados frente a la policía) e incluso caligrafías estilizadas.

El motivo solicitado principalmente es el de dos caracteres chinos que se pueden leer como "Hong Kong" o "¡Coraje!", según el sentido de la lectura horizontal o vertical.

"Mucha gente quiere tener un recuerdo de estos acontecimientos", explica Vincent Yau, otro tatuador. "Hacerse un tatutaje es una manera de decir que perteneces a ese gran movimiento", comentó. Foto: Lilian Suwanrumpha / AFP

"Hacerse tatuaje muestra que tienes el control de tu cuerpo", declara Iris Lam, una tatuadora de 28 años reconocida por sus caligrafías.

Un cliente de Lam, de 40 años, quería hacerse tatuar en todo su brazo escenas de las manifestaciones. Pero decidió esperar hasta el final del movimiento.

"No quiere correr el riesgo de ser alcanzado por los gases lacrimógenos o  de tener una herida. Sería doloroso y complicado cuidar de su tatuaje si fuera el caso", explicó.

Gratuito

Hong Kong es escenario de una escalada de violencia en las últimas semanas, aunque los dos últimas manifestaciones fueron relativamente tranquilas.

Los policías usan gases lacrimógenos, porras y balas de goma, frente a los manifestantes radicales que lanzan ladrillos y cócteles molotov.

"Mucha gente quiere tener un recuerdo de estos acontecimientos", explica Vincent Yau, otro tatuador. "Hacerse un tatutaje es una manera de decir que perteneces a ese gran movimiento", comentó.

Yau dice haber tatuado gratuitamente a muchos manifestantes como muestra de apoyo.

"El arte es una fuerza", declara Lam, quien también diseña carteles de propaganda en favor de la democracia.

"Es una fuerza para difundir una idea, para llegar a la gente, para inspirarlas", manifestó.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 170

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.