David Keenan compartió con nosotros sus tres canciones favoritas durante la Carpa del Mañana en la FILBo. David Keenan compartió con nosotros sus tres canciones favoritas durante la Carpa del Mañana en la FILBo.

David Keenan en tres canciones

En su paso por la FILBo, el escritor y crítico musical escocés compartió en la Carpa del Mañana de ARCADIA la historia detrás de tres de sus canciones favoritas en una conversación con Alejandro Pérez, editor cultural de Semana.

2019/04/29

Por RevistaArcadia.com

Este contenido forma parte del cubrimiento de ARCADIA de la Carpa del Mañana en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, un espacio que es posible gracias a una alianza con el British Council. 

“Disculpen si de pronto derramo algunas lágrimas”, dice David Keenan, entre avergonzado y emocionado. Keenan, de una nacionalidad escocesa fuertemente denotada por su acento, es un crítico, autor y periodista musical de gran influencia en el Reino Unido. Ha contribuido a la revista The Wire —donde su aporte fue fundamental en la línea que terminó tomando la publicación—, y ha escrito novelas como Memorial Device o For the Good Times, así como la biografía England’s Hidden Reverse: A Secret History of the Esoteric Underground, de las bandas Coil, Current 93 y Nurse With Wound. En su paso por la FILBo, Keenan compartió en la Carpa del Mañana de ARCADIA la historia detrás de tres de sus canciones favoritas en una conversación con Alejandro Pérez, editor cultural de Semana.

Alejandro Pérez: Antes de empezar con la selección, sé que es difícil escoger solo tres canciones. ¿Qué criterio usó para escogerlas?

David Keenan: Mi criterio partió de cosas que tuvieran una resonancia particular para mí. Y quizá también canciones que me hayan afectado en algún momento particular de mi vida y que encapsularan dónde me encontraba yo en ese momento. También quisiera advertir que estas canciones me conmueven mucho. Tienen un significado muy personal, así que disculpen si de pronto derramo algunas lágrimas.

  1. For the Good Times - Perry Como

Alguna vez leí en una entrevista que esta canción lo hacía llorar. Quisiera que nos contara por qué pasa eso, por la escogió para hoy y a dónde lo lleva cuando la escucha.

Esta canción me hace pensar mucho en mi padre. Mi padre era un gran seguidor de Perry Como y yo crecí escuchando su música. Su voz es increíble, y siento que la conozco tan bien como conozco las de mis familiares, mis amigos y hasta de mis amantes. Él canta sobre temas extraordinarios y profundamente elementales, como un corazón roto o una pérdida. En esta canción él está en el final de una relación y le dice a su amante “make believe you love me one more time” (haz como si me quisieras solo una vez más). Es extraordinario. Y esta canción no la escribió Perry Como, la escribió Kris Kristofferson, pero lo que Como hace no es una versión o una interpretación de la canción. De cierta manera, es la canción en su máxima expresión y cualquier otra versión de la canción termina remontándose a esta.

Y para mí Como también tuvo que ver en una especie de iniciación en la masculinidad. Mi padre y sus hermanos —de Irlanda, de Belfast— eran tipos rudos. Mi padre no sabía ni leer ni escribir, pero ellos admiraban a Como, casi como si fuera un dios. Y a pesar de que ellos eran tipos rudos, que insultaban a gente en las calles, que estaban siempre borrachos, que les eran infieles a sus parejas, decían: “Como jamás bebía, Como jamás insultaba a nadie, Como siempre le fue fiel a su mujer”. Y todos se vestían como él y curiosamente terminó volviéndose mi ícono de la moda. La chaqueta que llevo puesta es una que compró mi padre con el primer sueldo que recibió después de que se mudó de Irlanda para Escocia. Es un traje hecho a mano, y todo el estilo —las cadenas, los anillos, los trajes hechos a mano— es el estilo de Como.

Por último, y esta es la parte más difícil, quisiera decir que esta canción sonó en el funeral de mi padre y eso me conmueve mucho. Él consiguió trabajo en una zapatería y con esfuerzo logró comprar una casa para su familia en un pequeño pueblo, en Airdrie. Y ese fue un gran logro para alguien con su recorrido. Siempre me decía “Not bad for an uneducated Irishman” (“Nada mal para un Irlandés sin educación”), y siempre que escucho esta canción pienso en todo lo que logró ese hombre por su familia, sobre todo viniendo de un contexto tan violento y duro como el de él.

Una última pregunta sobre esta canción y, más específicamente, sobre Perry Como: usted dice que Perry Como es mejor que Frank Sinatra y quisiera saber si es por su conexión personal con la canción o por términos plenamente musicales.

Creo que es por ambas cosas. Frank Sinatra es un intérprete de canciones, pero Como no interpreta. Él es como un pararrayos que recibe la música y la canaliza. Es increíble. Y creo que algunas personas creen que él no tiene la personalidad de Sinatra, pero esa es precisamente su magia, porque él es un transmisor. La música lo atraviesa y las canciones pasan a ser las versiones definitivas de cualquier cosa que canta.

  1. Dirt - The Stooges

Antes de que hablemos de la canción quisiera saber usted cómo vive su canción favorita. Si se enfoca tal vez en la línea de bajo, en la guitarra, en todo. Si quizá lo lleva a alguna vez que la escuchó. ¿Qué vivió, por ejemplo, acá escuchándola?

Realmente creo que esta es una obra maestra de una de las mejores bandas de rock, según mi criterio. Es increíble. Me encanta la línea de la guitarra, que se sigue repitiendo, el bajo que suena muy, muy pequeño, de golpe seco. Pero sobre todo amo a Iggy, y creo que la voz y las letras de Iggy en esta canción son absolutamente geniales.

Ese gesto les hizo un particularmente furioso Lou Reed a Keenan y a su madre, quienes fueron a verlo en primera fila en los tempranos años noventa. Este, aseguró el escritor, fue el mejor concierto de su vida.

Usted escribió sobre la escena del post-punk, pero esta canción viene un poco antes y actúa de tapete incluso desde el punk. Cuéntenos por qué escogió esta canción.

Iggy Pop fue el santo patrón de mi primera novela, que se llama Memorial Devices. Sucede en el pueblo en el que crecí, donde mi padre compró la casa. Y me rondaba la idea de que no podía ser fácil ser Iggy Pop en Airdrie. Y que podría ser incluso más difícil ser fan de Iggy Pop en Airdrie que ser Iggy Pop, porque era un pueblo conservador de clase obrera. Salir a caminar con leggins plateados, una camiseta en la que se te viera el pezón, o usar maquillaje era algo peligroso. Y yo veía a estos tipos, más viejos que yo, y los consideraba unos santos, unos mártires del rock ‘n’ roll.

Una de las cosas que no me gustaba del punk-rock era su negatividad, porque yo siempre pensé que todo el punto del punk era ser afirmativo. Era la ética del DIY (el ‘hágalo usted mismo’), era decir, ‘tu puedes hacer eso’. No necesitas la validación y no tienes que vivir en Londres o en Nueva York. Y uno pensaría que con un título como “Dirt”, esta se trataría de revolcarse en la suciedad, y sí es así hasta cierto punto porque de eso también se trata Iggy Pop, pero no es solo eso. Él dice, ‘he sido basura y no me importa, porque tengo un anhelo y adentro está el fuego de la vida’. Es totalmente increíble. Dice también, ‘he sido lastimado y no me importa porque tengo el fuego de la vida’ así que es esta positividad absoluta incluso en circunstancias difíciles, incluso cuando se sufre, incluso cuando uno se siente como mierda. Incluso ahí hay una energía quemando dentro de ti, ese fuego de la vida, y creo que nadie personifica mejor ese contraste entre ser esta especie de mártir frente a la audiencia y el ser positivo frente a la vida.

Mucho ha cambiado en términos de cómo se escucha música. ¿cómo recuerda usted escuchar esta canción?

Definitivamente en vinilo. Vivo rodeado de vinilos de Perry Como. Esos LPs hacen parte muy importante de mi vida. Y cada vez que los veo es como una máquina del tiempo. Y una de las cosas que trata mi novela Memorial Devices es que [la música] a veces ni siquiera se trata la música, sino de los amigos que hiciste, de los viajes para ir a algún concierto, de las tiendas de discos. Se trata de la búsqueda, la búsqueda por encontrar estos álbumes, por ir a un show.

Recuerdo cuando compré Funhouse, de The Stooges [donde se encuentra “Dirt”]. Vivía en Airdrie y caminé hasta el siguiente pueblo donde había una tienda de discos. Y recuerdo caminar de regreso con el disco bajo el brazo, con el sol en mi cara. Es algo que nunca olvidaré y que se sintió como una aventura heroica de ir por este álbum y luego escucharlo obsesivamente.

  1. Sometimes it Snows in April - Prince

Esta canción claramente lo mueve mucho. Le sacó las lágrimas que nos había anunciado. ¿A dónde lo lleva esta canción y cómo lo afecta?

Para empezar, la canción es sobre lágrimas. Es sobre el llanto y la función del llanto. Hay un verso muy bonito que dice “always cry for love, never cry for pain” (“llora siempre por amor, nunca llores por dolor”). Y me hace pensar en los poetas beat, de los cuales soy un gran fan. Recuerdo que cuando Jack Kerouac murió, Allen Ginsberg dijo en su funeral que no lloraban por la muerte, sino por la vida. Y es algo que va en la misma línea de la canción de Prince, y me parece hermoso.

También recuerdo cuando compré este álbum. Estaba en medio de mi primer enamoramiento. Tenía probablemente 16 años y estaba muy enamorado de esta chica llamada Carol y esta canción siempre me lleva a ese momento.

Esta canción tuvo una gran influencia en mi primera novela, Memorial Devices. Al final de la canción dice “Sometimes I wish that life was everlasting/ And all good things, they say, never last” y al final, “And love, it isn‘t love until it‘s past”. Es muy profundo. En mi libro hay muchas personas recordando los viejos tiempos, recordando las bandas en las que tocaban, recordando aquellas historias de amor. Entonces yo me pongo a pensar en las relaciones que yo he tenido —esa cuando tenía 16 años, y las demás desde entonces— y hoy en día tenemos todos esos recuerdos y los investimos de sentido. Pero la pregunta que quería contestar en mi novela es si podemos darnos cuenta del sentido que tienen las cosas en su momento y apreciarlas.

¿Algo más por decir sobre Prince para cerrar esta canción?

Me encanta Prince. Era un genio. Pasan muchas cosas en esa canción. La grabó y regrabó obsesivamente para que quedara perfecta. Pero si uno escucha este tema con audífonos, puede notar que tiene errores. En un punto incluso se nota que golpea el micrófono, pero a él le interesaba la intención y si esa toma salía bien, funcionaba a pesar de la imperfección. Y eso me encanta, es Prince puro, es emoción pura. Y me acabo de dar cuenta de algo muy raro que estas pistas tienen en común. Yo nací el 21 de abril. Ese día es el cumpleaños de Iggy Pop. Y Prince murió también en un 21 de abril. Es muy raro.

Lea más contenidos de ARCADIA en la FILBo 2019 haciendo clic aquí

La Carpa del Mañana de ARCADIA es posible gracias a una alianza con el British Council, que este año cumple ochenta años en Colombia. Cuenta con el apoyo de Air Canada, la Embajada de Canadá en Colombia, Confiar Cooperativa, la Universidad EAN, FESCOL, la Ford Foundation, la Embajada de Francia en Colombia y ONU Migración. Agradecemos, asimismo, el apoyo en la programación a la FILBo, la Cámara Colombiana del Libro, Corferias, Crea, la Alcaldía de Bogotá, la Universidad Nacional, Fundalectura, la Fundación Puntos de Encuentro, Semana en Vivo, Semana Historia, Suecia y el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

La Carpa del Mañana de ARCADIA es respaldada por la Comisión de la Verdad, la JEP y la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas, quienes han estado detrás de la iniciativa y la han apoyado desde su inicio. Al tener este espacio en el que se habla de Colombia, su futuro y sus expectativas, era fundamental y obvio contar con el apoyo de estas tres entidades que, sin duda, están profundamente vinculadas con el camino que está tomando el país y el que puede llegar a tomar en un futuro.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 168

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.