Clarice Lispector. Clarice Lispector.

La extranjera

Fue una de las grandes narradoras del siglo pasado. Sin embargo, nunca buscó pertenecer a las élites literarias; su obsesión era narrar el aburrimiento de la cotidianidad.

2012/04/18

Por Vanessa Rosales, Bogotá.

En 1943 los círculos intelectuales brasileros sintieron el cimbronazo de una veinteañera salvaje. Era una joven rubia, alta, con la belleza de Marlene Dietrich, espigada, de pómulos felinos. Su nombre era Clarice Lispector.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.