Sergio de la Pava nació en Nueva Jersey, en 1971. Sergio de la Pava nació en Nueva Jersey, en 1971.

Entre lo cómico y cósmico

Una novela que duró siete años en escribirse, unos cuantos más en autoeditarse, otros en leerse de una manera atenta para que alcanzara no solo el reconocimiento sino vertiginosas comparaciones con escritores como Vladimir Nabokov y David Foster Wallace. Entre la rabia y la desesperación existe Una singularidad desnuda.

2015/01/22

Por Fernanda Trías* Nueva York


La imagen es aérea: una ola gigante, con toda la fuerza del maremoto, avanza hacia la playa. Fuera de cámara, tal vez, algunas personas corren despavoridas, buscando refugio donde no lo hallarán (una casita sobre pilotes, una palmera). Pero no las vemos, lo que vemos es la figura diminuta de un hombre parado en la orilla, la mano haciendo de visera sobre los ojos, mientras mira –espera– la ola que lo arrasará. Quizá para algunos de ustedes, como para mí, esta sea una imagen de la desesperación. Sin embargo, aunque Sergio de la Pava confiesa tener fobia a las olas grandes, ahí donde yo veo resignación y entrega, él ve una actitud de desafío. No es de extrañar que este abogado y padre de familia, que pasó seis años escribiendo una novela de 700 páginas (en el tren, en la cafetería del tribunal, en los descansos entre un juicio y el siguiente) y cuatro años más intentando publicarla, no se identifique con la desesperación –una emoción, dice, menos útil y productiva que la furia o la indignación–. Fueron cerca de 88 los agentes y editores que le enviaron mensajes de rechazo: “No soy muy dado a la desesperación, pero no puedo decir lo mismo de la impaciencia y la rabia, que es mayormente lo que sentí durante ese tiempo”. Tras la insistencia de Susanna, su esposa devenida mánager, finalmente decidieron autoeditar A naked singularity (Una singularidad desnuda). En 2008 mandaron a imprimir 100 ejemplares, celebraron una fiesta simbólica entre amigos, donde se vendieron algunos libros, y colorín colorado…

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.