Vista de los bloques de apartamentos en Marsella, en Francia, desde el techo del Centro para las Artes La Cité Radieuse. Vista de los bloques de apartamentos en Marsella, en Francia, desde el techo del Centro para las Artes La Cité Radieuse.

La vida íntima de las ciudades

“Bogotá seguirá pateando su mediocre destino”, escribió el gran arquitecto Le Corbusier tras visitar 5 veces la ciudad en los años 50. Arcadia pasa revista a un legado que oscila entre la admiración y la polémica, en momentos en los que se debate cómo deben crecer las ciudades.

2013/10/18

Por Hernán D. Caro. Berlín.

A mediados de 1933 un grupo de visionarios se reunió en un lujoso barco para navegar desde el sur de Francia hasta Atenas. Allí discutirían sobre las miserias de la ciudad de la era industrial y el deber de la arquitectura de mejorar la vida urbana. Los viajeros conformaban el CIAM, el Congreso Internacional de Arquitectura Moderna, fundado cinco años antes en Suiza. Durante sus once encuentros entre 1928 y 1959, el CIAM contó con la participación de genios de la arquitectura como el alemán Walter Gropius o el finlandés Alvar Aalto. Pero el miembro más importante, cuya iniciativa había dado origen al grupo, se llamaba Charles-Édouard Jeanneret-Gris, a quien las fotos muestran adusto y altivo, de corbatín y gafas redondas de intelectual, y a quien el historiador Sigfried Giedion describió como un tipo “reservado, que rechaza todo lo personal y es desconfiado como un minero”.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.