Detalle del 'Friso de Beethoven', Gustav Klimt, 1902. Imagno / Gerhard Trumler / Getty Images Detalle del 'Friso de Beethoven', Gustav Klimt, 1902. Imagno / Gerhard Trumler / Getty Images

Manzanas podridas

Gustav Klimt es el más célebre pintor austriaco por obras como 'El Beso' y 'Retrato de Adele Bloch-Bauer'. Pero en el centenario de su muerte otras dos piezas acaparan titulares, no por su belleza, sino porque revelan detalles de la época más oscura de Austria.

2018/02/20

Por Cristina Esguerra* Bonn

En 2013, los herederos de Erich Lederer le exigieron al gobierno austriaco la restitución del monumental Friso de Beethoven de Gustav Klimt, una de las obras de arte más importantes de Austria, que desde 1986 adorna las paredes del edificio de la Secesión en Viena. “Para la gente era inconcebible que se reclamara la restitución del Friso”, dice la investigadora Sophie Lillie.

Para leer este artículo completos:

Ed. 157

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 157

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.