El edificio del MamBo con el aviso de “Se arrienda” que apareció en la mañana del 5 de febrero. John Hamon / Revista Semana. El edificio del MamBo con el aviso de “Se arrienda” que apareció en la mañana del 5 de febrero. John Hamon / Revista Semana.

¿Inquilinos ingratos?: crisis en el MamBo

Un letrero de “Se arrienda” sobre una de las fachadas del Museo de Arte Moderno de Bogotá, que algunos creyeron se trataba de una obra de arte, logró el cometido de que todo el mundo hablara del MamBo en sus 55 años. Sin embargo, para el medio artístico la campaña publicitaria se convirtió en la posibilidad de señalar públicamente que, como en el cuento infantil, el emperador está desnudo. Análisis.

2018/02/20

Por Halim Badawi* Bogotá

El lunes 5 de febrero apareció en la fachada del Museo de Arte Moderno de Bogotá (MamBo) un enorme aviso de “se arrienda” con un número de teléfono. En La W, Julio Sánchez Cristo y Alberto Casas Santamaría llamaron al número, y un promotor inmobiliario contestó en vivo: como si se tratara de un edificio de oficinas en venta, contó cuáles eran los espacios disponibles (se alquilaba todo), los metros cuadrados y el canon mensual de arrendamiento: 120 millones de pesos. El rumor era que las obras de arte del museo se enviarían a una bodega. Inmediatamente empezaron a circular fotos en redes y en prensa: algunos comentaristas dijeron que todo se trataba de una obra, de una suerte de happening o instalación confusa (sí, en el arte contemporáneo ocurren este tipo de operaciones en las que se mezcla el arte y la vida); otros supusieron que el asunto era más serio y que el museo efectivamente se estaba arrendando; y otros más cautos asociaron el letrero con un evento independiente que se llevaría a cabo desde el 9 de febrero, la llamada “Toma del MamBo”, una invitación a doce organizaciones culturales para realizar, dentro del museo y en sus alrededores, varias instalaciones, perfomances y esculturas.

Para leer este artículo completos:

Ed. 157

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 157

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.