El carácter Wei, una protesta de Ai Weiwei en la plaza Chiang Kai-Shek. El carácter Wei, una protesta de Ai Weiwei en la plaza Chiang Kai-Shek.
  • Silla y pintura de Chen Yifei.
  • El artista Zeng Fanzhi.
  • Amar el futuro, una instalación de Wei.
  • Pintura de Zeng Fanzhi.
  • Detrás del poder

    La venta de obras de artistas chinos se impone en el mercado mundial de arte, sin embargo, la censura nunca había sido tan estricta en ese país. En los últimos años, internet ha servido de refugio para la independencia de artistas y disidentes del régimen comunista. Arcadia habló con algunos de ellos sobre el estado actual del arte en China, a 25 años de Tiananmen.

    2014/07/23

    Por Hernán A. Melo y Anna* Berlín y Pekín

    Por siglos, los historiadores occidentales sostuvieron que China permaneció al margen de la historia porque no hallaron rastros del Renacimiento, la Revolución científica o la Revolución industrial, e insistieron en que por siglos mantuvo un carácter inmutable. Sin embargo, hoy la frase “Hecho en China” fluye con un vertiginoso vigor en todo el planeta hasta el punto de que el gigante asiático parece fundir con su sello la historia de este siglo que comienza. El mercado de arte y de antigüedades en China no es una excepción y hoy representa el 30 % del mercado mundial, acabando con la dilatada hegemonía estadounidense. Hong Kong se está convirtiendo en la nueva capital mundial del comercio de arte y hasta tres casas de subasta chinas figuran actualmente en el top diez internacional.

    Para leer este artículo completos:

    Ed. 163

    Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

    ¿Tienes algo que decir? Comenta

    Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

    Queremos conocerlo un poco,
    cuéntenos acerca de usted:

    Maria,

    Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Maria,

    su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

    O
    Ed. 163

    ¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

    Su código de suscripción no se encuentra activo.