Laureano Gómez. Laureano Gómez.

El gran inquisidor del arte

Durante su paso por la embajada colombiana en Alemania entre 1930 y 1932, en pleno surgimiento de Adolf Hitler, el conservador Laureano Gómez se familiarizó con las preferencias estéticas del nacionalsocialismo. De vuelta al país, el controvertido político y futuro presidente utilizó los medios para arremeter contra el ‘arte degenerado’, en uno de los más sonados casos en que la política nacional intervino en la cultura.

2016/06/28

Por Halim Badawi* Bogotá

Tal vez, desde finales del siglo XIX, hemos asumido que el arte es un territorio libre. Solemos repetir que el artista es el soberano de su obra, y que este debe mantenerse ajeno a cualquier injerencia política o económica. Hemos aceptado que esta independencia no solo mantiene viva y dinámica a la cultura, sino que es una condición innegociable para la creación auténtica. Este imaginario, ya debatido en el siglo XVII, ha sido recogido por una gran parte de los artistas y críticos modernos, e incorporado a las legislaciones occidentales, que comúnmente han consagrado, como bien supremo de la democracia, la libertad de expresión a través de la escritura, la oralidad y las artes.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.