Werner Herzog; al centro y al derecha Huerequeque y Jorge Vignati, asistente de dirección de la película Fitzcarraldo. Werner Herzog; al centro y al derecha Huerequeque y Jorge Vignati, asistente de dirección de la película Fitzcarraldo.

Fragmentos del Amazonas en el espacio Odeón

En el transcurso de tres viajes a Iquitos, en la selva peruana, el artista Felipe Arturo entabló amistad con Huerequeque, un orador consumado cuya historia se cruzó en los años setenta con los delirios amazónicos del cineasta Werner Herzog. De sus conversaciones, pero también de la distancia que había entre ambos, surgió la más reciente instalación del bogotano, hoy exhibida en el centro de Bogotá.

2017/05/22

Por Valentina Gutiérrez Turbay* Bogotá

Se murió mi madre. Mi padre se reunió con otra niña casi de mi edad y un día dije ‘¡esto se acaba!’ y hui. Llegué a Lima en un camión de carguero y, como tenía un hermano acá [en Iquitos], él me mandó los pasajes pa’ venir. ¡Y me quedé! Pero he sufrido”. Así comienza Huerequeque la historia sobre cómo compró su libertad. De la capital amazónica del Perú lo llevaron a una mina de oro como empleado pero cuando llegó le dijeron: “Aquí no hay empleados”. Pasaba largas jornadas lavando oro y ahorraba todo lo que se ganaba para liberarse. En la mina había un italiano con una pierna de bronce y una mujer preciosa, con la que fantaseaban todos los obreros. Había entre 100 y 200 hombres y solo tres mujeres.

Para leer este artículo completos:

Ed. 164

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 164

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.