Campesina boyacense, de Hermi Friedmann (circa 1950). Campesina boyacense, de Hermi Friedmann (circa 1950).

Hermi Friedmann: mujer, fotógrafa, exiliada y judía

Desdeñada por cierta historiografía en Colombia, la fotógrafa austriaca es una pieza clave en la memoria del arte colombiano. Llegada al país en 1938, durante 50 años mantuvo un estudio en Bogotá, que ahora es recobrado por la crítica y un documental que se estrenó en diciembre pasado.

2017/01/24

Por Halim Badawi* Bogotá

Hubo una época en la que algunos ciudadanos europeos emigraban a Bogotá por negocios. A pesar de las dificultades del medio local, especialmente en términos de infraestructura, y de los prejuicios de una Bogotá católica y provinciana, entre las décadas de 1920 y 1930 llegaron varios grupos de alemanes, austriacos, polacos, franceses, italianos, sirios y libaneses, de origen católico y judío, buscando generar nuevos emprendimientos comerciales e industriales. Cuando la sombra de Hitler ni siquiera aparecía en el horizonte, cuando los campos de concentración eran inimaginables y cuando Europa aún respiraba la paz de entreguerras, algunos de sus ciudadanos emigraron al altiplano cundiboyacense buscando nuevas oportunidades.

Para leer este artículo completos:

Ed. 159

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 159

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.