Un falso Botero. Un falso Botero.

Los falsificadores: un reportaje sobre el arte falso en Colombia

Todos los domingos y festivos, una cadena perversa empieza en pleno centro de Bogotá, ante los ojos de todo el mundo y la mirada distante de la Policía. Así, cada pintura obtenida en Las Pulgas inicia su vida en el poco regulado mercado del arte moderno colombiano. Y, a veces, los cuadros, aun sin ser auténticos, trepan muy alto.

2018/03/21

Por Halim Badawi* Bogotá

Este artículo forma parte de la edición 150 de ARCADIA. Haga clic aquí para leer todo el contenido de la revista.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.