Los bailadores, de Fernando Botero, una de las más falsificadas en Colombia. Los bailadores, de Fernando Botero, una de las más falsificadas en Colombia.
  • Niño vestido de verde, de Andrés de Santa María, original de 1913.
  • Desnudo sentado, de Guillermo Wiedemann, circa 1944, en original.
  • Una falsificación de Andrés de Santa María.
  • Todos tan falsos

    Basta entrar a páginas de internet como eBay para darse cuenta de que el mundo del arte falso es una industria como cualquier otra. Hace poco, en Colombia, se descubrió un nuevo taller de falsificadores de pinturas de Andrés de Santa María. ¿Cuándo nace la tradición del arte falso en el país? ¿Cuáles son las modalidades y los artistas escogidos? ¿Cómo se cocina el fraude?

    2014/07/23

    Por Halim Badawi* Bogotá

    Hace pocas semanas falleció, en una cárcel de Estados Unidos, el paramilitar Édgar Fernando Blanco Puerta, proveedor de armas a las Autodefensas Unidas de Colombia (auc) y abastecedor de arte falsificado a la plana mayor del narcotráfico. Sus multimillonarias ventas, que abarcaban desde supuestas pinturas de Fernando Botero hasta huevos de Fabergé, fueron determinantes en la construcción del gusto mafioso, ese que entremezclaba, de forma estrafalaria y pretenciosa, falsificaciones de Botero, jarrones de la dinastía Ming, poltronas rococó, columnas corintias y ventanas polarizadas. Aunque el dinero del narcotráfico fue el principal impulsor del mercado de las falsificaciones (como sabemos, el arte constituye un motor inigualable de ascenso social y un sistema expedito de lavado de dinero), lo cierto es que el origen de la tradición de copiar o falsificar va enlazado con la génesis misma de la nación colombiana.

    Para leer este artículo completos:

    Ed. 158

    Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

    ¿Tienes algo que decir? Comenta

    Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

    Queremos conocerlo un poco,
    cuéntenos acerca de usted:

    Maria,

    Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Maria,

    su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

    O
    Ed. 158

    ¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

    Su código de suscripción no se encuentra activo.