RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Chicos rudos

¿Quién con más autoridad que el autor de La hoguera de las vanidades para hablar de la vida de los actuales dueños de las finanzas? Más rudos y más salvajes que los corredores de bolsa de los ochenta, según Tom Wolfe, ellos son los culpables de la actual crisis financiera.

2010/07/28

Por Redacción Arcadia

Los excesos financieros no son un tema nuevo en la literatura. Desde El mercader de Venecia, de Shakespeare; algunos apartes de Los cuentos de Canterbury, de Geoffrey Chaucer, y un par novelas del siglo XIX—The way we live now, del inglés Anthony Trollope, y en 1905 The Voysey Inheritance, de Harley Granville-Barker—, la literatura ha señalado los peligros de la avaricia y ha anunciado los efectos sociales de los excesos. En el siglo XX, autores como Upton Sinclair y Theodore Dreiser harían lo suyo. Pero ninguna época fue tan prolífica como la década de 1980 y principios de los noventa. American Psycho (el libro de Bret Easton Ellis y su adaptación al cine); Wall Street, la película protagonizada por Michael Douglas y Charlie Sheen; Infinite Jest, de David Foster Wallace, y la lista sigue. Y de ellas, el retrato más popular, el que se convirtió en el símbolo de una época, fue La hoguera de las vanidades, la cruda sátira en la que Tom Wolfe describe la vida de la élite social y financiera de Wall Street.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.