El periodista colombiano Hollman Morris fue centro de una polémica cuando le fue negada la visa estadounidense. El periodista colombiano Hollman Morris fue centro de una polémica cuando le fue negada la visa estadounidense.

El fantasma de McCarthy

El espíritu de la era política que termina en Colombia ha sido el de preferir la eficacia de los rumores a la consulta ante la justicia. ¿Por qué los norteamericanos le negaron la visa al periodista Hollman Morris?

2010/09/21

Por Marta Ruiz

En Estados Unidos muchos periodistas y columnistas lo llamaron por su nombre: “Exclusión ideológica”. Dos palabras que evocan el macartismo que se impuso en los años 50, reeditado en la era de George W. Bush a nombre de la guerra contra el terrorismo. Una decena de artículos y columnas publicados en julio tildaron de “exclusión ideológica” la decisión del Departamento de Estado de negarle la visa al periodista colombiano Hollman Morris, quien acaba de ganar la beca más prestigiosa a la que puede acceder un reportero: la Nieman, que otorga la Universidad de Harvard. La protesta tenía sus razones. La visa se ha convertido, por absurdo que parezca, en un certificado de buena conducta, cuando se tiene, o en una marca, un castigo, cuando es negada. Quitársela a Morris significaba ni más ni menos que tatuarle una flor de lis en el buen nombre. Más aún cuando trascendió que, aunque el gobierno del norte se reservaba el derecho de explicar las razones de su decisión, sí creía que Morris era sospechoso de haber violado el Patriot Act, es decir, que de alguna manera apoyaba el terrorismo.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.