. .

El país que no cabe en el museo de doña Beatriz

Continuando el debate sobre el Museo Nacional, el filósofo Jesús Martín Barbero discute las aseveraciones que la excuradora del Museo Nacional, la artista Beatriz González, hizo a Arcadia hace dos meses.

2011/08/22

Por Jesús Martín Barbero

Dice Pierre Bordieu: “Los hombres cultivados, que pertenecen a la cultura por lo menos tanto como la cultura les pertenece a ellos, se orientan siempre a aplicar a las obras de su época categorías heredadas, y a ignorar al mismo tiempo la novedad irreductible de obras que aportan con ellas las categorías mismas de su percepción”. Aunque sé que los textos que se escriben para Arcadia no deben comenzar con un ritual tan políticamente incorrecto como una cita de autor, lo hago para introducir al lector en el tono de un debate. Pues de lo que se trata en esta reflexión no es de tomar partido en una bronca personalizada sino de reubicar los ejes del debate sobre qué hacer con el Museo Nacional a partir del país que emergió con la Constitución del 91. Beatriz González es clara al afirmar que “la misión del Museo no es permanecer lleno de gente sino preservar la memoria del país”. Pero los problemas comienzan con el verbo preservar y con el monoteísmo que implica la creencia en la “memoria-una” cuando la afirmación constitucional de este país multiétnico y pluricultural implica que no hay una sola manera de ser colombiano.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.