"Ahora uno ve a gentes parecidas descalificar otras movilizaciones. Una de las maneras más dignas de capitalizar los años tal vez sea aprender a escuchar sin apretar los puños". "Ahora uno ve a gentes parecidas descalificar otras movilizaciones. Una de las maneras más dignas de capitalizar los años tal vez sea aprender a escuchar sin apretar los puños".

Enemigos de la patria

"En 1949, la mancha humana que aparece en esta foto de Gabriel Carvajal pedía una mejor vida".

2020/02/25

Por Juan Miguel Villegas*

Este artículo forma parte de la edición 171 de ARCADIA. Haga clic aquí para leer todo el contenido de la revista.

En 1949, la mancha humana que aparece en esta foto de Gabriel Carvajal pedía una mejor vida. Pedía que le terminaran la carretera al mar, de Medellín a Urabá, entonces vista como El Dorado paisa. En ella estaban los sueños, las convicciones y la esperanza de una población.

Para hacerse oír en la capital, salieron varias veces a las calles en orden jerárquico: empresarios y políticos, curas y arzobispos, soldados y policías. Y atrás el pueblo, durante décadas bombardeado de propaganda para “cimentar en los ánimos el interés colectivo por la obra”, decían sus promotores. Todos, “movilizados” y en “culta manifestación”.

Llamaron a la carretera “la salvación de Antioquia”. La inauguró Rojas Pinilla en Turbo en 1955 –pero faltó el tramito hasta Necoclí, que inauguró Samper en 1998–.Así la vendieron en tarimas y salones: “Declarábamos enemigo de la patria a todo aquel que no estuviese de acuerdo con la idea”. “La carretera al mar traerá la civilización: si usted viste de ‘guante blanco’, ella no le sorprenderá, pues lo encontrará siempre a la última moda”.

Ahora uno ve a gentes parecidas descalificar otras movilizaciones. Una de las maneras más dignas de capitalizar los años tal vez sea aprender a escuchar sin apretar los puños.

*Villegas es comunicador social y periodista. Es curador de contenidos patrimoniales de la Biblioteca Pública Piloto de Medellín.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 171

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.