RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

La segunda expedición botánica

Mucho se habló en las pasadas semanas de la conmemoración de los doscientos años de la Expedición Botánica. Sin embargo, después de los bombos y platillos, lo que queda de Mutis en el que fue su centro de operaciones es un puñado de esfuerzos independientes que luchan por conservar su memoria. Reportaje desde el departamento del Tolima.

2010/06/30

Por María Alejandra Pautassi

“Esta es una plisantera gigantea que Mutis encontró recién llegado a estas tierras. Este otro, una aristolocha mariquitensis, un guaco, ¿sí ve las hojas?”. Aunque son las dos de la tarde y el calor en Mariquita no baja de los 30 grados, Orlando Velásquez recorre sus calles con una gruesa camisa de dril azul, pantalones caqui y botas pantaneras. Con sus manos ennegrecidas por el sol y la tierra, señala los árboles y plantas que encuentra, como si caminara por un sendero del bosque junto a Mariquita, de donde no ha salido —salvo para dormir en la casa de su mujer— desde hace más de tres años. No por nada en su pueblo lo conocen como el Guardabosques. Con un marcado acento tolimense, entre nombres científicos, vulgares y descripciones de plantas, saluda a los paisanos que lo reconocen. Y no son pocos. Su fama se extiende por toda la región. De Guaduas hasta Ambalema, los que han hablado con él dicen que es quien más sabe de la Real Expedición Botánica y de la vida de José Celestino Mutis. Hasta los que no lo conocen han oído hablar de él. En Mariquita los taxistas saben en dónde vive (y lo difícil que es encontrarlo) y los niños del pueblo lo buscan en su casa para que los ayude con las tareas de historia y de ciencia.

Para leer este artículo completos:

Ed. 162

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 162

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.