RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Las cosas que hay que oír

El Festival Internacional de Música de Cartagena tiene una vida más allá de los conciertos y un propósito mayor que el del simple disfrute para el oído.

2010/07/28

Por Jorge Patiño Medina*

Los 28 grados centígrados de Cartagena y su 79% de humedad impidieron que el violinista Robert McDuffie trajera su violín Guarneri al Festival Internacional de Música, tal como lo explicó en una rueda de prensa en el hotel Santa Teresa. Al otro lado de la ciudad amurallada, en la plaza de San Diego, había en cambio un nutrido grupo de jovencitos felices por poder traer sus instrumentos a la ciudad a pesar de los efectos del clima tropical en la madera. Ellos, por supuesto, no son los propietarios de un instrumento de 1735 avaluado en cinco millones de dólares para cuyo transporte se debe contar con la autorización de los 16 inversionistas que patrocinan el violín de McDuffie.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.