¿Es Zero Dark Thirty una apología de la tortura? ¿Es Zero Dark Thirty una apología de la tortura?

¿Es Zero Dark Thirty una apología de la tortura?

Entre el esquivo patriotismo de Kathryn Bigelow, la descarnada crudeza de Michael Haneke y el delicado caso Clara Rojas, los espectadores se enfrentan a tres películas complejas. Y deben tomar posiciones.

2013/02/20

Por Francisco Barrios* Bogotá

El pasado 9 de enero, en las afueras del Newseum, en Washington DC, un grupo de manifestantes encapuchados protestó a las puertas de la sala donde se presentó la película Zero Dark Thirty (que se estrenará en Colombia el próximo 15 de febrero con el pedestre título Operación: Bin Laden, con el que alude a una película bélica más que dramática, y así soslaya la controversia). Unos días antes, David Clennon, un miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, declaró a través del sitio web Truthout.org que no votará “por una película que presenta como héroes a unos americanos que cometieron el crimen de la tortura” y animó a los demás miembros a boicotear la cinta. Con sus declaraciones, Clennon se refería a las brutales sesiones de tortura de las que fueron víctimas muchos detenidos después de los ataques a las Torres Gemelas, y que Kathryn Bigelow recrea en tiempo real en Zero Dark Thirty. Después de las declaraciones de Clennon, Amy Pascal, la presidenta de Sony, distribuidora de la película, salió en defensa de Bigelow y de su guionista, Mark Boal, y manifestó estar “indignada” por el boicot de Clennon.

Para leer este artículo completos:

Ed. 162

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 162

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.