Gonzalo de Sagarminaga, izquierda, en una escena de película. Gonzalo de Sagarminaga, izquierda, en una escena de película.

'La defensa del dragón': arriesgarse a perder

Un profesor de ajedrez, un relojero y un homeópata protagonizan la ópera prima de esta literata bogotana, que a partir de las fotografías de su esposo tomadas en el centro de la capital hace un homenaje a una zona y a un estilo de vida que se resisten a desaparecer. La película, que llega a salas nacionales el 27 de julio, se estrenó en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes.

2017/05/22

Por Christopher Tibble* Bogotá

Cada sábado, a eso de las cuatro de la tarde, una centena de hombres vestidos con trajes viejos o sudaderas motosas atraviesan el umbral sin marcar del club de ajedrez Lasker, en el centro de Bogotá. Dejan atrás los maniquíes que adornan la entrada del edificio, cruzan la tienda de ropa y suben la escalera en caracol hacia el tercer piso, donde se sientan ansiosos frente a los tableros de casillas blancas y verdes. Miguel Santamaría, el organizador del torneo semanal, de baja estatura y gruesos lentes, inicia la función. Durante las siguientes cuatro horas, mientras los jugadores se baten sin descanso, cada tanto corta a gritos la cacofonía de piezas aporreadas, relojes reiniciados e improperios de bajo aliento. Brama: “¡Pérez, a la mesa 13!”, “¡Valle, veinte puntos y medio!”, al tiempo que los jugadores y espectadores, envueltos en el calor de las ventanas cerradas, se desplazan en un atropellado pero constante reacomodamiento de posiciones, partidas y dedos.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.