Grasslands Observatory. "El harem de Pickering" en una sala de computación en Harvard, con Henrietta Swan Leavitt de pie en el centro. Grasslands Observatory. "El harem de Pickering" en una sala de computación en Harvard, con Henrietta Swan Leavitt de pie en el centro.

El silencio de las estrellas

Quizás haya oído hablar del telescopio Hubble. Así se llama en honor a Edward Hubble, a quienes todos atribuyen el haber descubierto cómo medir la distancia que nos separa de las estrellas. El mérito, sin embargo, es de Henrietta Swan Leavitt.

2013/11/14

Por Santiago Martínez Caycedo. Bogotá.

La última película del mexicano Alfonso Cuarón ha llevado a los espectadores a un viaje soñado que muy pocos han logrado conquistar: flotar ante el maravilloso espectáculo de la Tierra vista desde el espacio. Y a pesar de saltarse unas cuantas leyes de la física para hacer que Sandra Bullock sobreviva cuanto accidente espacial se le atraviesa, Gravity resulta ser una experiencia cinematográfica innovadora. Para lograr que esta película se viera y se sintiera tan bien (algunos astronautas han dicho que la sensación producida por la película es muy parecida a la de estar suspendidos sobre el globo terráqueo) el director recurrió al documental producido por la empresa IMAX sobre el telescopio Hubble. Este aparato es un proyecto que en sus inicios, a principios de la década de los noventa, pretendía evitar la refracción de la luz causada por la atmósfera terrestre y la pérdida de información que producía, y terminó dándole a la humanidad las imágenes más impresionantes y cautivadoras del cosmos.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.