Benjamín de la Calle y José J. Cardona. Benjamín de la Calle y José J. Cardona.
  • José Celada P.
  • Mujer/Hombre: Roberto
  • Mujer/Hombre: Rosa.
  • El extraño caso de la mujer-hombre

    En los años veinte, en Guayaquil, el barrio de la bohemia de Medellín, apareció la figura de este fotógrafo que tomaba instantáneas judiciales, pero que fue uno de los pioneros de una estética queer en Colombia.

    2014/06/20

    Por Esteban Duperly* Medellín

    El párrafo siguiente es una de las biografías más detalladas que hasta hoy se ha escrito sobre el fotógrafo Benjamín de la Calle: nació en 1869 en Yarumal, uno de esos pueblos antioqueños de tierra fría que se arropan con una ruana de niebla. En algún momento en la década de 1890 viajó a Medellín para estudiar con Emiliano Mejía, un jovencito de dieciocho años recién llegado de París –formado en fotografía y dibujo– quien a la sazón era una de las pocas personas capacitadas para dar alguna instrucción en técnica y composición fotográfica en la ciudad. En 1897, ya como fotógrafo con estudio, alternó entre la capital y su pueblo, donde tenía sociedad con un hermano. Y, finalmente, en el nuevo siglo, luego de una efímera participación en la Guerra de los Mil Días, abrió fotografía propia en Medellín, en el barrio Guayaquil. Murió de un cáncer en la semana santa de 1934, o por lo menos así se lee en la más completa reconstrucción biográfica realizada por Santiago Londoño, en su completo libro Testigo ocular, la fotografía en Antioquia, 1848-1950.

    Para leer este artículo completos:

    Ed. 168

    Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

    ¿Tienes algo que decir? Comenta

    Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

    Queremos conocerlo un poco,
    cuéntenos acerca de usted:

    Maria,

    Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Maria,

    su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

    O
    Ed. 168

    ¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

    Su código de suscripción no se encuentra activo.