Ivy queen Ivy queen

Rebélate, libérate…

Más de diez años después de que se tomara las radios comerciales de toda América Latina no cabe duda: el reguetón - gústenos o no- llegó para quedarse. Aunque mucho se ha hablado sobre la objetivización de la mujer, en sus letras también hay una preocupación obsesiva del hombre por el goce sexual femenino.

2013/09/11

Por Gloria Esquivel. Nueva York.

En 1872 el escritor bogotano José María Vergara y Vergara escribía en sus Consejos a una niña la siguiente máxima sobre el comportamiento en las fiestas: “Solo dos cosas no salen ilesas de un baile: el pudor de alma y los encajes del vestido. Si tú crees que puedes ser la excepción de esa regla, que nunca falla, anda a los bailes”. El pasado mayo, más de sesenta mil asistentes al Evento 40 –un concierto gratuito en el Parque Simón Bolívar que reúne a los artistas más escuchados por los jóvenes, en su mayoría reguetoneros– corearon junto al puertorriqueño Alberto Stylee el estribillo de su canción más popular: “Yo, te miro y te imagino / con ropa haciendo el amor / en la disco bien arisco / con ropa haciendo el amor”. Desde hace diez años, momento en el que el Daddy Yankee conquistó con su gasolina la radio comercial en Colombia, la idea de Vergara de perder el pudor del alma en una fiesta dejó de ser un riesgo y se convirtió en menester.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.