El Placer.
Fósiles, ollas,
cinturones y otros
objetos cuelgan
de las paredes del
Museo del Padre
Nelson en El
Placer, Putumayo,
para recordar a
las víctimas, los
combates y los
horrores de la
guerra. El Placer. Fósiles, ollas, cinturones y otros objetos cuelgan de las paredes del Museo del Padre Nelson en El Placer, Putumayo, para recordar a las víctimas, los combates y los horrores de la guerra.

Uno. Galería Bélica El Placer, Putumayo

Las guerras que conforman la historia de Colombia han dejado más que muertos y desplazados. Quedan también sus recuerdos. Después de cada injusticia, víctimas y sobrevivientes tienen que pelear contra el olvido de un país que vive de crisis en crisis, con poco tiempo para digerir una tragedia antes de que llegue la siguiente. En estos lugares de memoria el país recuerda su pasado para, tal vez, crearse un futuro sin olvido y lleno de paz.

2014/09/23

Por Centro Nacional de Memoria Histórica

Comenzó como una estrategia para atraer feligreses, para robarle creyentes al negocio de la coca y sumárselos a la parroquia del pueblo que, en 1996, tenía seis butacas y años sin llenarse los domingos. Hoy, el Museo Parroquial de la Piedra (también llamado Galería Bélica, Museo de la Memoria o —como todos le conocen— el Museo del Padre Nelson), recuerda la violencia a través de sus objetos. La memoria de una escopeta, de pedazos de cilindros bomba,

Para leer este artículo completos:

Ed. 168

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 168

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.