Irvine Welsh Irvine Welsh

Un escritor lumpen

Irvine Welsh creó lectores donde no los había y eso sigue siendo impagable. Lectores sin dinero, callejeros, jóvenes, con sed. No en vano Trainspotting, después de veinte años, es el libro más robado en las librerías de Inglaterra.

2013/12/12

Por Andrés Felipe Solano. Seúl.

¿Qué plan para el fin de semana recomienda? ¿Cuál es su plato vegetariano favorito? ¿Dónde compra las camisetas de su equipo de fútbol? ¿Está a favor de la independencia de Escocia? ¿Cuál es su banco? Agotado el material sobre Trainspotting, Irvine Welsh se convirtió rápidamente en un comodín para llenar páginas de periódicos, secciones de revistas, clips de televisión. De él se esperaba un comentario incendiario, una referencia sarcástica a las drogas, una grosería. A Welsh no le costó demasiado desentrañar el funcionamiento de la máquina y ahí se lo tenía, presto a defender las 836 veces que la palabra cunt –coño, en su acepción más vulgar, sexista y difamatoria– aparece en su debut en las letras o a explicar la razón por la que su libro había sido sacado a patadas de la lista final del Premio Booker. Aparentemente ofendió a dos de las jurados, que amenazaron con levantarse de la mesa si ese amasijo de palabras en jerga escocesa saltaba la barda. Carne para lectores de guías televisivas fáciles de impresionar, en eso mutó a mediados de los años noventa.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.