Fuerzas kurdas, a las afueras de la ciudad de Kirkuk, Irak, en 2014. Fuerzas kurdas, a las afueras de la ciudad de Kirkuk, Irak, en 2014.

El eco del resentimiento

El modelo capitalista liberal, escribe el ensayista indio Pankaj Mishra en su más reciente libro, 'La edad de la ira', ha sido incapaz de cumplir sus promesas de prosperidad y progreso. En vez de llevar a la humanidad a la tierra prometida, la ha sumido en un barranco donde el resentimiento, la indignación y la agresión impulsan gobiernos autoritarios y nuevas formas de terrorismo. ¿Estamos atravesando una crisis mundial?

2017/06/21

Por Hernán D. Caro* Berlín

Si el mundo no se acaba en los próximos años, los historiadores futuros recordarán nuestra época como un tiempo de divisiones e inestabilidad diversas: geopolíticas, económicas, sociales, ambientales, religiosas e incluso —o ante todo— emocionales. Señalarán los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos como la inauguración del nuevo milenio. Nombrarán la crisis financiera del 2008 y —dependiendo de su orientación ideológica— hablarán o no de los peligros de la desregulación bancaria y las incoherencias del capitalismo desbordado. Mencionarán el remonte del populismo de derecha y los movimientos antiinmigrantes e islamofóbicos en los países del “primer mundo”; la victoria de la política antieuropea en Inglaterra; la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos; la crisis de identidad de la Unión Europea; el recrudecimiento terrorista bajo el Estado Islámico; el fortalecimiento de gobiernos nacionalistas como el de Modi en India y de trazas dictatoriales en Rusia o Turquía… Y si esas historias futuras se acuerdan de Latinoamérica, dirán que también allí nuestro tiempo estuvo marcado por discordias: escándalos de corrupción en Brasil, colapso en Venezuela, montaña rusa política en Argentina, o un proceso de paz en Colombia atravesado por temores infundidos, populismo y juegos sucios.

Para leer este artículo completos:

Ed. 162

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 162

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.